Translate

miércoles, 5 de marzo de 2014

HABLA JESUS DE NAZARETH Y EL CONSEJO DE ARCÁNGELES





HABLA JESUS DE NAZARETH  
Y EL CONSEJO DE ARCÁNGELES
Por María Ruso – (Adehenna)
5-3-2014



Yo soy Jesús de Nazareth, y acompañado por el Consejo de Arcángeles, os anunciamos el mayor evento de Luz,  que os podéis imaginar, y que ya esta  en  marcha sobre vosotros.

Nuestra cercanía es inminente, y junto al Consejo de  Arcángeles, hemos decidido cubrir todos los detalles,  para sosteneros en  este proceso planetario de Ascensión. 
 
En  primer lugar,  consideramos  que aunque veáis caos a vuestro alrededor, y aparentemente pensáis que estáis  solos ante tanta injusticia, y el desorden  generalizado,  os produce desconcierto e inseguridad. 

Estoy con Vosotros,  amados hermanos, en  vuestros corazones,  mas cerca que nunca. Y debéis aprovechar esta apariencia oscura , para tener calma. Os pido que me busquéis, y en  lo mas sagrado de vuestro ser,  os daré  la calma y la paz que necesitan.

Esto es necesario,  porque necesito ahora mismo,  que  vuestras almas se dispongan  a canalizar la luz entrante,  que os llevará a la transformación  de vuestros cuerpos sutiles, y pasar a otra  dimensión  mas elevada. 
 
El momento es Ahora,  mis amados, y las almas dispuestas comenzarán  a percibir los cambios inmediatamente,  pues en  la luz todo es posible.

En  la densidad  que os circunda, si os aferráis a las injusticias,  y el desborde, quedareis atrapados,  como moscas a la tela araña,  y no podréis salir. 
 
 Las puertas del  cielo están  abiertas de par en  par,  pero para entrar, se necesita que os elevéis,  y comencéis a vivir en  otra dimensión.

Todo es vibración, vosotros sois luz,  y ya sabéis como despertar esa luz en  vosotros. 

Sois Luz,  sois conciencia infinita,  y vuestra consciencia de tercera dimensión,  no os ayuda en  estos casos. Está sujeta a un  ego reprimido, que no os permite ver lo que  en  verdad sois. 

Sois humanos,  pero llenos de luz en  vuestro interior. Sois la luz de mi consciencia, que se debe manifestar en  vosotros Ahora. 

Os entiendo,  hermanos amados,  estáis aturdidos,  y desanimados. Pero allí es cuando  vosotros desde el ego,  ya no podes hacer mas nada por vosotros mismos. 

Aquí,  Yo soy la luz,  y mi luz os espera, mi luz y vuestra luz,  en  comunión, es la que anunciará los nuevos cambios. 
 
No utilicéis métodos ya caducos. Simplemente, vuestro corazón lleno de amor, y la entrega absoluta.

Os deseo  llevar  a otros tiempos,  cuando  llevé un  cuerpo humano. Al principio, cuando todavía era adolescente,  y  percibía,  los destellos de Luz que mi Padre Creador me  hacia ver en  mi,  tenia los mismos miedos, desconfianzas, inseguridades, que vosotros. Y conocía cual era mi misión. Me preguntaba como podría afrontar semejante proeza, si tan  solo era un  hombre humano.

Solo el Amor a mi Padre,  que me sostenía en  cada momento, y la absoluta confianza y  Fe, y la plena convicción que debía llevar la Luz de mi Padre. 
 
En  aquellos tiempos,  también  había caos,  persecuciones, miseria,  injusticias. Pero solo hablaba con  mi Padre,  como ahora lo hago con  vosotros,  y dejaba los silencios, para que el me hablara.
 
Tenéis que aprender a escuchar, no a vuestra mente. Los silencios hablan. En  el silencio,  detenéis el tiempo, y en  el no tiempo,  podéis escuchar.

Vosotros estabais también  conmigo,   y ahora estáis  aquí de nuevo,  por decisión  propia. 

Os aliento a recordar,  os aliento a que me busquéis. Vosotros pertenecéis a mi Familia,  sois mis hermanos,  y deseo veros de  regreso a casa. Ya solo falta un  velo por quitar.

Si,  vosotros sois mi familia. Muy pronto,  al entrar en  una dimensión  mas elevada, comenzarán  a separar el trigo de la cizaña, comenzaran  a recordar ,  y querrán ver como en  una visión,  vuestras vidas pasadas.   
 
Encontrarán  las respuestas a todos vuestros interrogantes,  y comprenderán  como si usaran  una linterna enfocando  la luz a vuestras enredadas existencias. También  verán  que para estar aquí ahora,  han  sido tinieblas y han  sido luz. 
 
Sentirán estar en el lado opuesto,  se pondrán  los zapatos de otros, comprenderán  sus miserias. Pero no sentirán  culpa,  ni remordimiento,  sino lastima de vosotros mismos,  de no haber comprendido a tiempo, y no ver la luz en  el otro,  y dejaros llevar por la vorágine del ego,  que  satisface una tranquilidad interior aparente,  os crea esa ilusión a la cual os entregáis. 

Luego el perdón,  necesario,  pero ofrecido desde lo mas profundo de vuestros corazones. El verdadero perdón,  el perdón  compasivo y misericordioso. Entonces vuestra oscuridad se transformará en  luz. La luz brillará en  este pasaje de cuarta dimensión,  para abordar niveles mas elevados, donde pasar de 5d a 6d es solo un suspiro. Porque allí,  nos existen  las sombras,  todo es luz.  Y desde la séptima morada, en  adelante, la unificación es el premio alcanzado,  la desmaterialización  absoluta,  ya la fusión a la luz.
  
Cuando  dejé mi cuerpo humano en  la Cruz, y glorioso me vi, lleno de luces, pero visible,  ante los ojos de María Magdalena, sentí  su amor que llegaba a mi, como,  olas de ternura. Sentí su temor, su dolor por mi, pero el amor fue mas grande. Y  luego vi a mi Madre, y me pasó lo mismo. Pero mi cuerpo de luz debía brillar aun  más, y ver  a mis discípulos en  la barca.

Es inevitable, que como humanos no sintáis esos sentimientos.  

Pasando los días, mi cuerpo se torno mas lucido, casi imperceptible a la vista de mis hermanos.  Pero aun  estaba allí,  al lado de ellos. Quería secar sus lágrimas,  pero no podía.  Los abrazaba en  los sueños,  algunos me sentían y se despertaban  con  los recuerdos de los momentos  que habíamos pasado juntos.

Mi madre,  mi amada Madre,  ella percibió mi presencia siempre, y comenzó el dialogo mas profundo y sincero. Desde el corazón, prepare a mi Madre,  para su ascensión  en  cuerpo y alma a los cielos. 

Esta preparación,  vuestra preparación,  está llegando a su fin,  OS LLAMO A LA LUZ. 
 
Y  EL Consejo de Arcángeles  que se encuentra junto a mi, os quiere decir que están  rodeados de ángeles. Ángeles de todos los reinos, a vuestra disposición. Están  parados junto a vosotros. Escuchad sus señales. Os guiarán  de la mano en  este pasaje tan  bello y glorioso que os aguarda. 
 
Nos despedimos amados hermanos,  y os pido: leed bien  estas vibraciones, y tratad de ver mas allá de las palabras, que cuando comencéis a leer, los mismos ángeles y arcángeles están abriendo vuestro corazón  y vuestra alma.

Yo soy Jesús de Nazareth,  vuestro hermano que os ama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada