Translate

martes, 1 de enero de 2013

Madre Divina: Bienvenidos al Nuevo Mundo




Al mirar a su mundo, veo, que todos ustedes, están empezando a despertar, al hecho, de que son, una parte, de otra, porque ninguno de ustedes, ha estado, alguna vez, separado de sí mismos, o de la Fuente.
 
Para algunos de ustedes, esta información, es alarmante, porque han olvidado, que de allí hayan venido.
 
Ustedes son emanaciones, extensiones de sus almas, de sus propias almas, que son, a su vez, una extensión o paso, hacia abajo, de la mónada, o familia del alma, y así sucesivamente, hasta que llegan a la Fuente.
 
Sin embargo, ustedes existen en la Fuente, y en verdad, nunca han estado, en ningún otro lado.
 
Ustedes simplemente, han olvidado, y permitido, ser engañados, en la creencia, de que están separados, de sus padres, de la Madre-Padre Dios, del resto de los universos, de Todo Lo Que Es.
 
Ahora, por primera vez, a escala planetaria, un pueblo, tiene la oportunidad, de experimentar, la totalidad de Todo Lo Que Es, de la segunda dimensión, hasta, los más altos niveles de vibración, disponibles, para el alma encarnada, en un cuerpo físico, en un mundo físico, hasta la décima dimensión.
 
Todo esto, es posible, gracias a que sus almas, están dispuestas, a colocar, una parte de su conciencia, en lo físico, en una experiencia, de estar separados, de toda la creación, para que puedan aprender, todo lo que hay que aprender, acerca de sí mismos, y, finalmente, estar dispuestos, a volver a la unidad, en la que realmente existen.
 
Ese momento, está ahora sobre ustedes.
 
El reencuentro, con Lo Que Ha Comenzado Todo.
 
Los ciclos, de la experiencia física, de la dualidad, está terminando, y el ciclo, de la experiencia física, de la unidad, está empezando ahora.
 
Entendemos que, éste nuevo mundo, en el que han intervenido, algunos, sin saberlo, en algún nivel, es uno, que puede parecer desconocido, y aterrador al principio, pues en su interior, hay una oportunidad, casi ilimitada de expansión.
 
Tomará, un poco de ajuste, y mucha liberación de condicionamientos, y de recuerdos traumáticos del pasado, hasta que se sientan cómodos, con el hecho, de que ya no hay una necesidad, de protegerse o defenderse, de sí mismos, o de otras partes de su Yo.
 
Las complicaciones, y las divisiones de la dualidad, no se aplican al nuevo mundo, en el que ustedes, acaban de nacer.
 
Aquí están, la sencillez, la alegría y la unión.
 
Permítanse un momento o dos, para sumergirse, en las nuevas sensaciones, que su cuerpo, está tratando de interpretar, a su modo antiguo, y poco a poco, van descubriendo, que no funcionan así, por más tiempo.
 
Aquí no necesitan mapas, para sus exploraciones.
 
No hay necesidad de un GPS, u otros dispositivos mecánicos, con el fin de encontrar su camino, o su centro.
 
Escuchen su interior, a su intuición y a su corazón, para recibir orientación.
 
A través, de estas guías, se revelará, a cada uno, cómo deben moverse, con el fin, de sentirse más cómodos, en éste mundo nuevo, y extraño.
 
Las complejidades de la dualidad, están detrás de ustedes, en el otro lado del velo, por el cual, se han movido, durante su “noche” del Espíritu.
 
Entendemos su renuencia, de bajar la guardia, para abrirse, a las nuevas sensaciones, pero con la práctica, ustedes aprenderán, a moverse, a través de éste nuevo entorno, con gracia, y seguridad.
 
Hay mucho que descubrir, y mucho que recordar.
 
Puesto que ustedes, están todavía, envueltos, en el aspecto, de distintos cuerpos físicos, no podrán entender, por algún tiempo, que ustedes, están de hecho, ahora experimentando, todo el campo de la unidad, y de la creación.
 
Sin embargo, a medida que son capaces, de dejar de lado, su necesidad de protegerse, al experimentar, éste nuevo mundo, sabemos que ustedes, van a descubrir, una nueva sensación, de compartir entre sí, entre sus pensamientos, y entre sentimientos.
 
Ustedes van a comenzar, a entender, cómo están interconectados realmente, uno con el otro, del que está, delante de ustedes, en otro cuerpo físico.
 
Ustedes serán capaces, de ver a los ojos a un tigre, y ver su alma, mirándolos fijamente a ustedes.
 
Ustedes comenzarán a verse, como existiendo en las flores, que crecen en sus jardines, en los árboles más grandes del bosque, en las aguas, y las piedras de las montañas, y llanuras.
 
Ustedes comenzarán a abrirse, a la inmensidad verdadera de su Ser, y a entender, que todos ustedes, realmente, comprenden la creación.
 
No hay fin para ustedes, porque Son, una parte, y una parte integral, de la totalidad, de Todo Lo Que Es.
 
Esta es, la experiencia de vivir, en el campo de la unidad, en el amor, que une a todo el mundo, y a todas sus criaturas, en una red cristalina, en una red viva de la vida.
 
Y esa red de amor, se extiende, hacia, y a través, y más allá, de lo que pueden ver, y experimentar, en su cuerpo físico, pero en sus pensamientos, y sueños, pueden aprender, a experimentar, la inmensidad, y la belleza, de esa creación.
 
No hay límites, para Todo Lo Que Es. No hay límites a qué, y quién Eres.
 
Antes de que se relacionen, con las infinitas posibilidades, de una nueva vida, con si mismos, y con los demás, dependerá de ustedes, determinar, en qué dirección, deben viajar.
 
Ahora, no hay limitaciones a su imaginación, pero ¿cuál es su tendencia natural, el flujo de su alma, y su deseo de experimentar la vida?
 
Van a encontrar, un nuevo ritmo en la vida, a medida, que buscan nuevas formas de experimentar, las sensaciones, de la esfera de la unidad.
 
A medida, que se abran, al flujo del amor, y de la luz, de su interior, encontrarán, una conexión correspondiente, con todos los seres vivos, a su alrededor, incluso, aquellas cosas, que no creían que estaban vivas, o con conciencia, mientras vivían en la ilusión, de la separación, y la dualidad.
 
El ciclo de la dualidad, ha terminado, y una nueva forma de ser, se abre a todos.
 
Entren, en éste nuevo mundo, abran sus ojos, y sus sentidos físicos.
 
Comprendan, que después de un rato, sus sentidos se expandirán, e incorporarán, una comprensión, más intuitiva, de su nuevo mundo, mientras se adaptan, a nuevas formas de percibir, todo aquello, que forma parte, de algo, mucho más amplio, que lo que han sentido, en un tiempo muy largo.
 
Hijos míos, ustedes han estado, “fuera” de mí, y de los demás, viviendo, en un mundo de ilusión, de la separación.
 
Ustedes, ya no son, una parte de ese mundo, que ha pasado.
 
Abran sus ojos, sus ojos interiores espirituales, y descubran, por sí mismos, todo lo que hay, ahora, para ser visto, y sentido.
 
Sabemos, que el placer y la alegría, los sorprenderá, a medida, que vayan soltando, los últimos vestigios, de miedo, dolor, y sentimientos de indignidad.
 
Todos ustedes son mis hijos, y no hay juicio aquí, para lo que han experimentado, mientras estaban inmersos, en la ilusión, de la dualidad.
 
Ustedes experimentaron la separación, el miedo, y el odio, para que, realmente, pudieran entender, que no hay manera, de que realmente, pudieran estar separados, de Todo Lo Que Es, y es cuando podemos, saludarlos con alegría, a todos, en su retorno a casa.
 
A cada extensión del alma, que ha sido, una parte, del juego de la dualidad, se les está dando, la bienvenida a su casa, para reunirse, con su familia y amigos del alma, en una fiesta de reencuentro, en amor y luz, con Todo Lo Que Es.
 
Ahora se encuentran, en un mundo, donde se tiene conexión, amor y unidad.
 
Habrá variación, ya que es el camino, de la expansión de la conciencia del Padre, pero dentro de esa vastedad, hay mucho espacio para jugar, y Ser.
 
Abran sus corazones y mentes, amados, y aprendan a ser como niños, una vez más, con los ojos llenos de alegría y deleite, con cada nuevo descubrimiento, sin más limitaciones percibidas, y rodeados, por la comodidad, de la presencia de cada uno.
 
Les damos la bienvenida a casa.
 
Gracias, querida Madre Divina.
 
 
Por Tazjima.
Copyright © 2012-13 by Elizabeth Ayres Escher.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada