Translate

lunes, 7 de enero de 2013

El Morya: Su trayectoria de empatía






El Morya: Su trayectoria de empatía
Através de Julie Miller  
Mensaje semanal del 1 al 7 de enero del 2013
 
 
 
Cada querido ser se ha encontrado a sí mismo en situaciones donde ha habido un terrible malentendido, donde uno u otro de los involucrados en el diálogo se ha sentido totalmente malentendido, a veces ambos.
 
Cuando salen de esas situaciones ustedes se encuentran confusos y desconcertados de lo que acaba de ocurrir.
 
Pudieran cuestionarse cómo fue posible que su intención haya sido malentendida. Y muchas veces, queridos míos, lo que oímos con más frecuencia es: “¿qué es lo que hize?”.
 
Pudieran preguntarse: “¿por qué no entiende él o ella lo que estoy tratando de comunicarle?”
 
Permítanme decirles ahora mismo, queridos míos, que no hay nadie a quien culpar, no hay razón para criticar lo que hacen ni de comprender plenamente, y es esencial queridos míos dar a saber sus sentimientos.
 
Aunque para comunicarse con otro es vital escuchar, y no siempre con sus oídos sino con sus otras habilidades sensoriales.
 
Si no entienden lo que se está diciendo, digan a la persona que no han entendido para evitar interpretar erróneamente lo que se está comunicando.
 
Se ha observado ampliamente que cuando una situación se vuelve difícil, inclusive entre gente de muchas culturas del mundo, actualmente se acaba usando una forma de lenguaje crudo y crítico.
 
Aún cuando están tratando de ser civilizados durante una situación difícil, este tipo de lenguaje se vuelve uno interno y ustedes piensan con frecuencia: “¿por qué no puedo hacer nada bien?”
 
Entiendan, queridos míos, que [eso] no hace ninguna diferencia en su lengua materna, lo que se entiende es que hay un lenguaje crítico que habla a su ser con más frecuencia de lo necesario.
 
Este lenguaje crítico crea juicios, etiquetas para otra gente, menosprecia los esfuerzos de otra gente, etc.
 
Es un lenguaje que definitivamente no es amistoso y sin embargo muchos de ustedes han usado este lenguaje en esta vida.
 
A lo largo de su vida ustedes deben interactuar y comunicarse con otros, ya sea en persona o a través de otras formas que son modernas y populares.
 
Es muy posible ser capaces de comunicar sus sentimientos, qué es lo que desean sin que haya ningún conflicto en absoluto.
 
No se culpa a nadie, no se le dice a otro cómo hacer su trabajo, no se etiqueta, y el interés mayor son los sentimientos de la persona, lo que ella quiere y necesita.
 
Este es el lenguaje del corazón. Los conecta a cada uno de ustedes con los demás y con todo, mientras que la manera crítica de comunicar los separa de la comunidad, aunque esa comunidad sea su familia o amistades.
 
Lo que se considera importante, queridos míos, es cómo comunicarse durante circunstancias estresantes.
 
Traten siempre de relajarse a fin de escuchar lo que se está diciendo claramente, respondan repitiendo lo que se acaba de decir pero con sus propias palabras para aclararlo, y cuando se sientan lo suficientemente calmados ustedes sabrán cuándo expresar lo que es importante para ustedes.
 
Mientras más calmados estén las dos partes, mejor se escuchará y entenderá todo.
 
A fin de comunicarse efectivamente deben ser capaces de entender las palabras que se están usando, pero si uno o ambos están irritados, el resultado será definitivamente un malentendido. Tómense el tiempo para escuchar verdaderamente queridos míos.
 
Si se encuentran en una situación en la que ambos están frustrados con la manera en que la conversación está progresando, necesitan entender que su propia base interna del saber no depende de nada; es muy importante ser compasivos consigo mismos para forjar el carácter e incrementar su confianza en sí mismos.
 
Cuando buscan empatía para sí mismos, están buscando su paz y calma interior — un lugar donde equilibrarse y centrarse a sí mismos entre el caos que se ha cruzado en su camino.
 
La empatía, queridos míos, es una habilidad que se está volviendo muy poco desarrollada, y que sin embargo es una habilidad muy respetable si se perfecciona hasta dominarla.
 
Les sugerimos, queridos míos, que se expresen siempre a sí mismos con honestidad a través de lo que están observando.
 
Cuando elijan expresar sus sentimientos, hablen de ellos de una manera que no sea evaluativa.
 
Hagan de lo que desean una meta, no una demanda. Cuando sean capaces de hacer esto, verán que la esperanza se vuelve una parte de su trayectoria de empatía.
 
Cuando están escuchando, queridos míos, escuchen siempre lo que la otra persona está tratando de decir.
 
Observen lo que se está diciendo, intenten adivinar o pensar lo que esa persona está sintiendo y si ella los corrige, está bien, simplemente repitan lo que se les ha repetido de nuevo para que hayan escuchado correcto y entiendan plenamente.
 
Después de que entiendan, expresen su compasión por la persona y pregúntenle cómo la pueden ayudar.
 
La mayoría de las veces, queridos míos, todo lo que la otra persona desea realmente es ser escuchada, no viene siempre para que se les resuelva su problema, sino que requiere del confort humano y comprensión, y cuando sean capaces de dejar caer toda pretensión, ambas personas involucradas logran un crecimiento.
 
A partir de lo que hemos sido capaces de ver desde donde nos encontramos, hay una tendencia automática a interpretar todo lo que observan.
 
Es esencial estar conscientes siempre de lo que está sucediendo a su entorno en todo momento, pero cuando no se encuentran en una situación amenazadora, este tipo de evaluación e interpretación no sirve ningún propósito.
 
Lo que sucede si eligen continuar siempre evaluando cada situación como algo amenazador es que ustedes añaden definiciones tóxicas a lo que están observando.
 
Añaden información que no estaba allí, y que tiene mucho que ver con una situación similar pasada sobre la que se ha imaginado demasiado, hasta el punto en que se crea preocupación, creando que sucedan así cosas no bienvenidas.
 
Son tales imaginaciones y proyecciones las que causan muchos conflictos en las relaciones.
 
Y es otra buena razón por lo que es increíblemente importante comunicarse, alcanzar con su corazón, preguntar, y SABER.
 
Es verdad que la mayoría de los humanos no están conscientes de que sucede este proceso.
 
Ustedes requieren ver o escuchar algo a fin de ocasionar una reacción o respuesta. A fin de desarrollar mejores comunicaciones y que sean más compasivas deben volverse conscientes de lo que están observando y de cómo se añade su propio contenido adicional que incluye su propia imaginación, sus propias preocupaciones y expectativas, creando posiblemente una interpretación que es crítica y etiquetada con juicios de lo que han analizado.
 
Lo que se necesita hacer, queridos míos, es traer el proceso interno a su plena conciencia para que lo puedan ver; miren si sus pensamientos referentes a lo que han observado son correctos o si necesitan hacer ajustes.
 
Cuando oyen esta queja común: “me siento rechazado”, estamos oyendo dos distintivas declaraciones.
 
Una declaración es que están experimentando un sentimiento incómodo, y la segunda declaración nos dice que hay una acusación de que alguien hizo algo mal que causó que se sintieran rechazados.
 
Cuando hay una queja como ésta, hay una razón para discutirla pues requiere que alguien aclare sus acciones que posiblemente fueron malentendidas.
 
Pero cuando los escuchamos decir qué tristes se sienten, eso define claramente una experiencia interna que los ha dejado sintiéndose tristes.
 
No hay queja alguna; es un sentimiento puro en su yo interno en un momento específico.
 
Muchos desacuerdos se han desarrollado principalmente a partir de malentendidos queridos míos.
 
Para incrementar su habilidad para comunicarse compasivamente necesitan ver mucho más de cerca cómo se sienten realmente y cómo están atribuyendo una interpretación a lo que está sucediendo dentro de la situación.
 
Ustedes no pueden sentir plenamente sus necesidades o deseos mientras siguen manteniendo sus persistentes juicios sobre ella.
 
Y no pueden ofrecer una guía a otro si siguen teniendo juicios sobre sus propios valores y necesidades.
 
A medida que van a través de su trayectoria se distraen por muchas atracciones y lo que necesitan para sobrevivir y ser felices.
 
Dichas cosas pueden ir desde las más básicas necesidades tales como el albergue, los alimentos, el amor, el sentido de pertenecer y de descubrir su propósito y el deseo de ayudar a hacer el mundo un lugar más feliz.
 
Cuando ustedes sienten que lo que consideran importante se ve amenazado de cualquier manera, sin importar cuán grande o pequeño sea, entonces automáticamente reaccionan de una manera protectora.
 
Queridos míos, los alentamos a entender que la verdad es que cada persona que comparte este hermoso planeta tiene las mismas necesidades básicas.
 
Pero cuando dejan de comunicar sus necesidades, dejan de trabajar unidos y no se logran las metas; entonces nunca llegarán a descubrir que esta otra persona sí los respeta en realidad y desea su felicidad.
 
Desafortunadamente, queridos míos, muchas de sus necesidades y deseos se mantienen enterradas hasta que apenas están conscientes de ellos.
 
Y cuando es necesario expresarlos, acaban no siendo capaces de articularlos a otros, especialmente si ellos son una amenaza de alguna clase y ustedes temen ser criticados, como han observado muchas veces a lo largo de su trayectoria.
 
Alentamos a cada uno de ustedes a volverse más conscientes de las necesidades que tienen cuando se sientan amenazados y comprendan que todas sus necesidades y anhelos son creados a través del corazón.
 
Sean valientes, queridos míos, y empiecen a articular sus sentimientos, expresen qué es lo que desean que ayude a encontrar una manera que sea mutua para todos los involucrados sin la necesidad de calumniarse verbalmente o ninguna otra clase de reacción negativa.
 
Dense cuenta de la importancia de aceptar las necesidades de otra persona y que eso no significa que se requiera de ustedes hacer algo.
 
Es sumamente importante que sus sentimientos, aquello que ustedes quieren y necesitan, sean escuchados y comprendidos.
 
La conexión que ustedes están haciendo a través de la comunicación es importante. A través de la comunicación hay una amplia oportunidad para el crecimiento, el entendimiento, para mostrar su marchitado corazón, para desarrollar una más profunda compasión por la persona que ha extendido una mano hacia ustedes, y para sí mismos.
 
Así como ustedes ayudan a alguien simplemente escuchando, así también se ayudan a sí mismos a alcanzar un nivel más elevado de conciencia que es sanador y vigorizante.
 
Continuaremos habando más sobre la empatía y la comunicación compasiva en nuestro próximo mensaje.
 
Nos complace estar aquí hoy, en este nuevo día al igual que cada día es un nuevo día para aprender algo nuevo, para descubrir una nueva habilidad o talento, para elevar su conciencia o para dominar su paciencia o alguna otra característica virtuosa clave; el potencial para el crecimiento les es presentado cada día queridos míos, traten cada día y se sorprenderán de lo que pueden lograr cuando ponen todo su corazón y ser en cada esfuerzo.
 
SOY el Maestro Ascendido El Morya 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada