Translate

miércoles, 14 de agosto de 2013

El Sol II - Nutrición



 



NUTRICIÓN

            El Anclaje de energías doradas al orbe planetario requiere del aporte sintonizado de almas, Egos, al servicio del Logos* Planetario, mi Hermano en servicio en Urantia.

            Yo Soy solo uno más al servicio de Micael, el Logos Universal*. Mi Propósito es ofrecer Luz y Calor a cada criatura que en Mi Cuerpo se mueve y tiene su ser. Mi función es emanar prana vital a todos los planetas de mi “círculo no se pasa”, para que el Señor Regente de cada planeta (cada Logos Planetario del Sistema) canalice esas frecuencias pránicas solares y espirituales a los reinos de vida menores.

            Los mortales ascendentes en Urantia me ven solo como a un astro que da luz y calor físico, pero esos rayos físicos de luz no son más que la porción menor y más densa de mis radiaciones; es decir, es lo que en 3D el humano puede captar. Mi emanación de vida es mucho más que eso; y llega desde más allá de mi Aura, y entrando en Mi Cuerpo Solar es allí asimilada, transformada e irradiada nuevamente hacia la vida de todo el Sistema planetario-solar.

            Esas radiaciones que desde Centros mayores llegan a Mi Campo Magnético, son frecuencias de Amor puro, en cualidades diferentes según su origen de procedencia, y para que comprendáis, podréis verlas como “la nutrición de Mi Cuerpo”. Es decir, que los Rayos cósmicos que llegan a MONMATIA desde lejanos puntos del Universo, desde otros sistemas y constelaciones hermanas, son, análogamente, como el oxígeno que respiráis y como los alimentos que necesitan vuestros cuerpos, los cuales llegan desde el mundo exterior y al entrar a vuestro cuerpo se digieren, transformándose en aquellos elementos simples (vitaminas, aminoácidos, minerales, etc.) que la linfa vital, la sangre, se encarga de llevar hasta las células de los tejidos y órganos, los cuales son así nutridos y vitalizados, siendo este proceso constante el ciclo necesario para la vida material. Así como oxígeno y elementos simples son necesarios para la vida de miles de millones de células vivas que conforman vuestro organismo, así también ocurre en MONMATIA, Mi Cuerpo. Los rayos estelares que me llegan y entran en mi esfera de vida, son “nutrientes” para mi Sistema. Esos nutrientes en forma de ‘frecuencias vibracionales’ son de distintas cualidades, y en Mi se procesan y transforman antes de viajar por “el sistema sanguíneo solar” (red de canales etéricos) de Mi Cuerpo Magnético a los planetas, que son los “órganos”…

            Esta explicación con analogías, es evidentemente, tan solo una aproximación a la verdad; pero aunque imperfecta, puede dar una señal respecto de una verdad poco expresada hasta ahora en cuanto a la relación energética existente entre los astros de un sistema y entre sistemas estelares. Esa relación es simbiótica y de servicio mutuo constante.

            Todo Universo Local es como un Gran Organismo viviente, y cada parte de ese organismo se interrelaciona con los demás. En vuestro actual estado de consciencia aún no podéis ver esto “a primera vista”, claro está, pero sí podéis empezar a comprender “el concepto”, lo cual os prepara para nuevas revelaciones y experiencias directas con la verdad.

            El Plan para el hombre de superficie en Urantia es llevarlo a la conciencia de unidad, y esto contiene 2 aspectos:

1-      El aspecto mente, a través de nuevos y ampliados conceptos sobre la verdad.
2-      El aspecto intuitivo, que es el nacimiento de un auténtico “sentir” de la unidad.

En ambos aspectos las Jerarquías que en Mi viven y tienen su ser, trabajan para que la humanidad preparada, que puede acceder a ese despertar, lo obtenga de la mejor manera y por el camino de menor resistencia.

Los que ya despiertos están en buena medida, ya están alineados con “el trabajo necesario”, que se refiere al tema con que di inicio a esta transmisión: colaborar con el ANCLAJE de las crecientes energías que en MÍ y desde MÍ fluyen al Planeta.

Al estar sintonizados con vuestro Cristo Interno, lo estáis Conmigo, el Padre del Sistema Solar. Esa sintonía produce la sincronicidad necesaria para las tareas de Anclaje Solar. No necesitáis hacer nada…, solo sintonizar con vuestro Cristo o Yo Intimo. La meditación, como cada cual la entienda, pero siempre con el propósito antes mencionado, es la vía segura para este Servicio.

Solo estad dispuestos, alineados internamente en propósito y dejad fluir lo que deba fluir…, en fe.
Recordad que en aquel que permanezca fiel en su corazón, “vendremos a él y moraremos en él…”. Tened la certeza de esta gran verdad. Sed simples y puros de intención, sin dobleces. Nada más…

El Plan conecta ‘con los corazones’, no con el “intelecto erudito”; entended esto.
Amor es la palabra clave, sin barreras, ni formas, ni favoritismos, ni apegos.

YO SOY EL SOL, A VUESTRO SERVICIO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada