Translate

domingo, 3 de febrero de 2013

RELACIONES MULTIDIMENSIONALES EN EL SIGLO XXI





RELACIONES MULTIDIMENSIONALES 
EN EL SIGLO XXI
Por Celia Fenn

Una de las áreas que se ha visto más afectada con la 
llegada de la Energía Cristal y el cambio hacia una vida Multidimensional, ha sido la de las relaciones. Mucha 
gente está experimentando corazones rotos y dolor mientras
 sus relaciones de larga data se desintegran. O tras personas 
se encuentran solas a pesar del deseo sincero de estar en 
pareja. O tienen una serie de relaciones que simplemente 
“no funcionan”, que hacen que desistan y pierdan interés
 en el proceso.

¿Qué está pasando? ¿Por qué están ahora las relaciones 
de pareja bajo esa extrema presión? ¿Será que es en 
este tiempo de transición cuando mas necesitamos 
relaciones de pareja?

Si, necesitamos de las relaciones de pareja y también 
tendremos el apoyo necesario, aunque algunas veces 
no lo parezca. Pero las relaciones de pareja es una de las 
áreas claves donde la marea del cambio se ha sentido más intensamente. Tal vez sea porque la necesidad relacionarnos, 
de ser amados y aceptados es una cosa muy humana. Y 
esta se ha convertido en el lugar donde las viejas energías necesitan ser liberadas para permitir nuevas formas y estructuras.

Los niños Índigo en sus papeles de “destructores de 
sistemas” han sido el instrumento para comenzar estos 
cambios y los niños Cristal nos ayudarán a consolidar 
estas nuevas formas de relación. En el despertar de los 
niños Índigos, hemos pasado de una sociedad que solo 
acepta la monogamia masculina / femenina de relaciones 
de pareja dentro del matrimonio, a una sociedad que 
está más preparada a aceptar diferentes tipos de relaciones 
de pareja. Lo importante es la necesidad de relacionarse, 
no a qué tipo de sexo, clase o raza pertenezca la persona a 
la cual nos relacionamos. Esta es una revolución que está abriendo una nueva forma de pensar en cuanto a lo que 
son las relaciones de pareja, lo que significa el 
relacionarse y como nos conducimos en nuestras 
relaciones.

Las Viejas Formas de Relacionarnos: Arquetipos y Karma

En la vieja energía de tercera dimensión las relaciones
 de pareja estaban basada a menudo en atracción física 
o magnetismo. El concepto de “química”, “amor a 
primera vista” y muchos otros conceptos románticos fomentados por interminables ejemplos de películas y 
novelas, era la fuerza de motivación. Se trataba de las apariencias, acompañadas de toda una industria para mantenerse joven, en forma y sexualmente atrayente 
con el objetivo de “atraer” una pareja adecuada. Esto 
se argumentaba como la forma de actuar de la 
naturaleza  y las mujeres más guapas atraían a sus 
parejas para reproducir sus genes. Bueno esto puede 
ser, pero las relaciones humanas no son solo para 
reproducirse y ya no necesitan seguir siendo así. Hay 
suficiente gente en el planeta para permitirnos el 
reformar las relaciones de parejas como algo más 
que sexo y reproducción.

También cuando dos personas se casan en forma 
convencional, la fuerza de la energía arquetipal es 
tan fuerte que ellos están casi obligados a jugar roles predeterminados. Muchas personas que juran que 
no  van a reproducir los matrimonios de sus padres, eso 
es lo que justamente hacen. ¿Porqué? Porque mas allá 
de las buenas intenciones, está el ímpetu arquetipal del 
sistema matrimonial que construido sobre miles de años, 
tiende a prevalecer y a crear la realidad. Hombre y mujer 
caen en los roles de “proveedor” y “nutridora” o entran 
en los juegos de poder para ver quién puede dominar y 
quien se somete. O juegan al drama de victimas, 
abusadores y rescatadores. Y muy a menudo los modelos
 de estos roles los traen de sus padres.

Estos modelos son aprendidos desde la infancia cuando 
el niño observa a sus padres en la danza de la relación de
 pareja y graba en el subconsciente todos los detalles como referencias para el futuro. En Metafísica llamamos esto el drama del “Niño Interno” y contiene todos los temas no resueltos de ambas familias, experiencias y probablemente vidas pasadas, en las cuales el alma haya jugado los 
papeles en el “drama familiar”.

Hemos aprendido a explicar este proceso de los roles 
del alma como “karma” y nos decimos que pasamos por 
esta experiencia para aprender. La pareja en la relación 
es vista como un espejo de nuestros temas y nosotros diligentemente trabajamos para asimilar cualquier sea
 el aprendizaje para nosotros. Y probablemente 
reencarnemos para continuar con este supuesto 
aprendizaje.

Pero una de las cosas que nos han enseñado los Índigo y 
los Cristal es que el concepto de Karma está caduco. ¡SE TERMINO EL KARMA! Eso no significa simplemente que
 te graduaste de la escuela kármica para convertirte en un 
ser sabio. Probablemente significa que el karma no existía, 
sino que fue otro “sistema” que los humanos inventaron 
para ayudarse a explicar porque los otros sistemas que 
también inventaron, incluyendo el “sistema” del matrimonio, eran incómodos y se tenía que perseverar y trabajar en ellos.

A medida que nos adentramos en el estado Cristal, 
empezamos a entender que la relaciones de pareja tienen 
que ver con asociaciones creativas. Son vínculos del alma experimentando el ser y al ser como otro, son de co-creación. No hay prisiones y nunca debieron serlo. Son acerca de SENTIMIENTOS. Ser capaces de comunicar el espectro completo de sentimientos con y a la otra persona. Y que 
esto puede realizarse dentro se las relaciones familiares, 
pero que existen muchas otras formas que eso puede 
ser explorado y disfrutado.

La Relación de pareja Multi-Dimensional

Las nuevas formas de asociación son muy diferentes, están basadas en necesidades y criterios diferentes y se actúan también en formas diferentes. A medida que nos acostumbramos con el estado Cristal, nos habituaremos 
más a esa forma de relaciones.

Resonancia del Alma más que Atracción Física

La gente se atraerá entre ella en un nivel multidimensional 
o del alma más que a nivel físico. Lo físico será parte de las relaciones de pareja Cristal, pero ya no será más el foco principal.

Más y más gente está a la búsqueda de su “Alma gemela”. 
No importa si creemos o no la existencia del alma gemela, parece que un profundo anhelo en la mayoría de la gente 
por fundir sus energías con un alma compatible. Y es al 
nivel del alma que debe existir resonancia y compatibilidad.

Esto no significa que las parejas vayan a estar de acuerdo 
en todo. De hecho, si eso sucede, la relación puede que no funcione. En vez de eso habrá un sano balance entre 
acuerdos y desacuerdos.

La gente Cristal opera desde el corazón y siempre 
permitirá a su pareja ser exactamente quién o lo que ella 
o el sea. No habrá necesidad de cambiar al otro o hacerlo “mejor”, o rescatarlo o proveerlo. Lo apoyarán y 
compartirán la aventura del crecimiento y auto 
exploración, esperando lo mismo del otro. Pero 
existirá un “permitir” y una libertad que posibilitará 
a cada uno el crecimiento y el florecer de su pleno
 potencial dentro de la relación.

Compañerismo Planetario

Este es un fenómeno que he notado en años recientes, especialmente entre los índigos que están entre los veinte
 y los treinta años. Sus relaciones son a menudo 
trans-globales o planetarias.

Con las facilidades que tenemos para acceder a la 
Internet y para viajar en avión nos hemos convertido 
en ciudadanos globales. Tomamos aviones de un Continente 
a otro como solíamos hacerlo antes en autobuses entre 
pueblos. Enviamos un email y es respondido en horas, 
mas que escribir una carta que tardaba semanas.

Entonces estamos capacitados para “relacionarnos” 
alrededor del planeta. Y como lo saben la gente Cristal, 
toda la energía amorosa enviada alrededor del planeta 
está creando una red de amor y alegría que a la larga solo puede traer resultados positivos Así que se ha convertido 
en algo normal para la gente el de encontrar compañeros 
en diferentes países y continentes

Y la magia del Internet es que también transmite emociones 
así como ideas y conceptos. De nuevo los Cristales saben 
cómo transmitir energías de corazón por la Internet. La Internet es un “sistema nervioso” para que el planeta 
transmita mensajes como impulsos de luz a través de 
chips de silicón/ cristal. Convirtiéndose así una extensión 
de los recursos humanos para localizar almas en 
resonancia con quien relacionarse.

Igualdad en el Compañerismo: Manteniendo el Balance

En una relación Multidimensional es importante mantener 
el balance entre los compañeros. Hay necesidad de una igualdad completa en la relación.

Los patrones antiguos de dominación, control y apego 
tienen que ser liberados. Si uno de los compañeros domina 
o controla a otro, entonces se creará un desbalance que deteriorará la relación. Surgirá rabia que no tendrá una 
salida expresiva, ya que se asumirá como un patrón de la relación. En una relación Cristal, cada compañero observa cuidadosamente para asegurarse de no ser desempoderado 
o de desempoderar al otro. Por el contrario buscan 
maneras de empoderarse entre ambos en forma positiva.

Cuando no existe el dominio de uno sobre el otro y existe 
un permitir que la otra persona sea, entonces no existe 
razón para la conducta que busca aprobación que es tan 
común en las relaciones de vieja energía. No hay necesidad 
o miedo sino aceptación y amor.

Y si la relación llega a su final, entonces existe una 
voluntad de soltar y no quedarse apegado a alguna 
relación en particular. Inclusive las relaciones de 
resonancia de alma pueden terminar cuando los 
compañeros tengan diferentes crecimientos o necesiten 
explorar quienes son en otras formas o direcciones. 
Y lo mejor que se puede hacer es soltarse, permitiendo 
a cada uno crecer hacia nuevas energías. Y permitirse 
sentir la tristeza de cuando algo termina, pero también la anticipación de cuando algo nuevo comienza. Inclusive si 
esto es un período de soledad, mientras nos adaptamos 
a la nueva persona que somos.

Permitiendo el Espectro Total de los Sentimientos

Esto probablemente será para nosotros en el futuro lo 
más difícil de negociar. Porque muchos de nosotros 
pensamos que una “buena” relación es aquella donde 
estas siempre positiva, feliz y dichosa. Donde la otra 
persona siempre te hace sentir bien contigo. Pero en la multidimensionalidad, las relaciones son más de autoexploración y crecimiento. Y tu compañero 
puede que te rete para ayudarte a crecer, o quizá 
tengas tú que retarlo.

Este reto puede incluir el liberar rabia, frustración y 
permitir al compañero tener estas emociones y sentimientos, 
sin sentirse personalmente amenazada ni que pongan 
en peligro la relación

Las relaciones multidimensionales siempre juegan a pasar 
por el espectro total de sentimientos, no solo los positivos. 
El reto para nosotros es permitir esas energías oscuras salir
 y manejarlas en una forma creativa y compasiva, sabiendo 
que si las manejamos así, nos servirán para crecer y experimentar cada vez más quienes y que somos en 
esta relación particular.

Lo importante es de nuevo el balance. Mucha negatividad 
en la relación se balanceará hacia lo negativo y la convertirá 
en violenta y destructiva. Mucha positividad hará que la tensión creativa que permite el crecimiento no se manifieste 
y la relación probablemente se estancará.

Los Elementos Claves: Comunicarse y Co- Crear

Algo importante de recordar es que las nuevas relaciones multidimensionales son en principio aventuras de autoexploración en las cuales nos descubrimos por 
medio de relacionarnos y crear con otro ser.

Entonces existen dos elementos claves que se necesitan 
siempre presentes. El primero es COMUNICAR, en la 
manera que sea mejor para ti. Hay muchas formas de comunicar en relaciones multidimensionales, desde hablar hasta telepática, ambas deben ser exploradas 
creativamente. Porque cuando dos personas están constantemente comunicándose, están expresándose y descubriéndose por medio de lo que expresan.

La segunda clave es CO-CREAR. Tiene que existir una 
razón de ser en la relación. Juntos deben estar creando 
algo, aunque solo sea el crecimiento espiritual. Pero para 
que una relación multidimensional florezca, tiene que 
existir un lugar para que toda esa maravillosa alta 
frecuencia creativa encuentre su expresión a nivel físico. 
Y puede que inclusive esa comunicación creativa que se 
da entre compañeros, pueda facilitar y empoderar cada 
uno de ellos en sus propios proyectos creativos. La 
creatividad no tiene que ser expresada en forma co-dependiente, sino para empoderar a cada uno en 
sus propios proyectos y ejercicios creativos individuales.

La Danza Sagrada: los Principios Espirituales de Relacionarse

Existen muchas leyendas mitos antiguos de Creación 
que nos dice que la fuerza original de Dios creó dos 
seres que sacó de su propia esencia. Estos dos seres, 
a su vez, fueron en los creadores de Todo Lo Que Es.

Así los principios espirituales básicos de la creación es la Unidad ( la Unicidad de Todo lo que Es), la Dualidad 
(el uno explorándose a partir de la tensión de los opuestos) 
y la Multiplicidad (la repetición, de esa danza básica de 
creatividad , una y otra vez en formas maravillosas y complejas.)

Las relaciones nos ayudan a redescubrir la danza original 
del DOS que de hecho son UNO. El movimiento siempre 
tiende a descubrir Armonía y Unidad; y entonces descubre 
de hecho que también hay desarmonía y dualidad porque
 los dos ahora son seres únicos e individuales. Y la clave de
 esta danza es balancearse y fluir de la unidad a la 
dualidad y viceversa.

Existen también muchos mitos antiguos que hablan de 
deidades originales “danzando” en los cielos que en su giro diseminan la creación con su danza. El mito que me viene 
a la mente es el de Shiva Y Shakti, cuya unión y “danza” representa el mito de las energías del Sagrado Masculino y Femenino en la realización de la danza de la creación.

En nuestras relaciones con las nuevas energías multidimensionales, necesitamos comprender los pasos 
de esa danza sagrada de Shiva y Shakti, si queremos 
replicarlos en nuestra vida. La danza tiene tres pasos 
primarios o movimientos.

El primer movimiento tiende siempre a la Armonía y la Unidad. Dos personas se atraen y tratan de buscar y 
descubrir juntas de que maneras se parecen. Este es el movimiento hacia la Fuerza Divina o el movimiento de 
Dos buscando ser el Uno original. Porque este movimiento 
es hacia la Divinidad esta etapa de la relación es siempre extática, jubilosa, creativa, mientras los dos seres sienten  
el flujo de luz y energía entre ellos. Ellos se descubren y consiguen las mejores partes de ellos mismos reflejadas 
en el otro en esta parte de la danza sagrada.

El segundo movimiento tiende siempre a alejarse de la 
Unidad hacia la Separación. El Uno se hace Dos, 
separados y únicos. En esta fase de la relación la danza 
de las dos personas es la del descubrir las formas en las 
que son diferentes y porque en esta etapas de la relación 
esta se aleja de la fuente de la divinidad y va hacia la separación y la dualidad, a menudo hay ansiedad y rabia. Además de un deseo de ejercer control para mantener la semejanza.

Esto es porque en nuestra cultura espiritual nos da 
miedo la dualidad, la vemos como algo malo y tomamos 
partido por la Unidad de conciencia y por movernos 
“más allá de la dualidad”. Pero nunca podremos movernos 
más allá de la dualidad mientras tengamos una identidad separada y única. En nuestro estado de conciencia más 
elevado siempre tomaremos parte de esa danza de 
energías entre Unidad y Dualidad. Estar consciente 
es darse cuenta de la danza y es ser capaz de soltar y 
disfrutar la danza, sabiendo que el fluir siempre irá 
de un lado a otro entre estos dos estados del ser.

En una relación de pareja esto significa que debemos 
estar preparados para experimentar tiempos de desafío y 
discordia. Puede que haya rabia, frustración y otras 
energías negativas. Estas deben ser manejadas con 
elegancia y con el conocimiento de que si las manejamos 
así no tienen porque volverse destructivas. Esto es a lo 
que llamamos la SOMBRA de la relación. Siempre estará 
allí. El cómo sea manejada e integrada determinará la 
calidad de la relación. Si ambos compañeros o 
“bailarines” saben cómo llevar con éxito la danza de
 la rabia y la negatividad, entonces se puede negociar 
sin crear un desbalance tal que la relación/danza se 
interrumpa y se destruya. Yo he conseguido que la 
clave aquí siempre es permitir que la rabia y la 
negatividad se expresen y se liberen, sin tomárselo 
personal o necesitar defenderse en formas destructivas 
si hay igual rabia de ambos lados. Esto solo crea una 
espiral de energía negativa que impide la danza de su 
próximo paso o movimiento.

El tercer movimiento es siempre la vuelta a la Unidad y la Armonía. Los Dos descubren de nuevo, por medios de sus jornadas separadas, de que ellos son sin duda Uno. De hecho ellos se redescubren en la Unicidad, ya que han aprendido 
algo más acerca de ellos y del otro y se reunifican ahora 
en un punto más arriba de la espiral evolutiva de conciencia.
 Y habiendo aprendido esta cosa nueva en particular, no necesitan regresar a atrás y repetirse una y otra vez, siendo 
esto la forma como los patrones destructivos surgen en la relación. Los hábiles bailarines cósmicos saben cómo soltar
 y moverse a nuevos niveles de la experiencia de la danza manteniendo la relación en un estado de crecimiento y 
nuevos movimientos.

Fuente: http://starchildglobal.com/

senderodeluzportaldelalma.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada