Translate

miércoles, 29 de mayo de 2013

Mensaje solar actual y mantram de la Triple Unidad



 
 
Mensaje solar actual y mantram de la Triple Unidad

Por Jesús Cristo

 
 
Amados míos:
Es mi intención llegar a todos y cada uno de vosotros:

maestros de otros sistemas y discípulos del Sol en 
 
misión en Saras, la Tierra, para advertirles de  
 
grandes eventos que se aproximan. Descorred una
 
vez más el velo material de vuestra mente humana,
 
y dejad reflejar la verdad que desde la Cumbre del
 
Sinaí, Luz Solar del Padre, se expresa y vierte ahora 
 
como manantial inagotable de Vida y Luz.


Estos tiempos que corren son ya de Gracia 
 
providencial, por que de no ser así, hace tiempo la
 
presente humanidad hubiese pasado ya por
 
la definitiva y drástica embestida de la Purificación 
 
Final. Gracias al Manto Misericordioso de María,
 
nuestra y vuestra Madre, estos tiempos se han
 
estirado, ‘alargado’, y esto ha sido por obra y gracia
 
de su Inmaculado y amoroso corazón compasivo.
 

Creedme cuando os digo que ya los tiempos están en su ápice al hablar de cambio de ERA y sus consecuentes eventos.

No soy Yo quien os invita ahora a uniros de corazón a corazón, mano a mano, para dar la última Gran Batalla, es vuestro Real Ser, vuestra Presencia Solar Crística. Comprendedlo así, para no ver ya más en mí al guía único, ya que cada uno de vosotros posee una Presencia Única de Luz Solar que nos unifica como hermanos en esa Gran Fraternidad Cósmica, que nos hace Hijos de un mismo Padre Celestial.

No soy Yo el Guía real, sino vuestras Presencias 
 
Solares, con las cuales los Maestros interactuamos 
 
en los planos superiores. ¡Despertad a esta realidad 
 
interna! ¡Comprended mis enseñanzas legadas en los 
 
Evangelios, bajo esta nueva Luz!
 

Intentad recorrer el camino que os conduce al Sol de
 
vuestras reales Presencias Crísticas, y veréis que al
 
acercaros y llegar a tan sublime destino interior, allí
 
Yo estaré de pie para abrazaros como Hermano. Pero
 
no estoy solo allí para daros la bienvenida. También 
 
están todas aquellas almas que en la Paz del Espíritu 
 
Solar se han fundido ya. En estos planos de 
 
conciencia-luz al cual os pido que lleguéis a través de 
 
oración, meditación y conciencia de unidad grupal, se 
 
encuentran miles y miles de seres, de los cuales Yo 
 
soy uno más, como hermano dentro de la Gran 
 
Fraternidad.


‘Mi Paz es vuestra Paz’, os he dicho, y así es, en 
 
virtud de que Mi Ser es Paz Solar, así como vuestro 
 
Ser es también la Paz Solar de vuestras Presencias 
 
Crísticas, por lo cual esa frase, más que una 
 
bendición dada, ha sido la pronunciación de una 
 
verdad que ES, y que debéis comprender 
 
y “recordar”. 
 
 
La bendición es el recuerdo de la verdad que os estoy 
 
enunciando, es el recuerdo ancestral y sin tiempo de: 
 
QUÉ y QUIÉN SOIS en verdad. Os repito que la Luz 
 
que os traigo no es mi Luz, sino vuestra Luz.  
 
Comprendedlo así.


Os hablo en esta hora a través de un canal, para que 
 
deis un vuelco de conciencia, para que comprendáis 
 
con mayor plenitud dónde estáis parados en este 
 
tiempo-Tierra, y cuál es vuestra vital función en este 
 
escenario planetario.


Sois obreros del Sol en misión terrestre, y estáis 
 
ahora en tiempos finales, ya prorrogados y estirados 
 
por Providencia misericordiosa. Pero ya la mano del 
 
Padre no podrá ser detenida, y el Sol en su carácter 
 
de Juez irrevocable, caerá golpeando la Tierra con el 
 
martillo de la Justicia Divina. 
 
 
Allí no habrá contemplaciones ni favoritismos por 
 
que, así como el sol sale a diario para todos, ricos y 
 
pobres, sanos y enfermos, sin distinción, para dar 
 
vida, así el Martillo de la Justicia Divina caerá 
 
también para todos, sin distinción, sobre la completa 
 
humanidad.
 
 
Pero su peso se sentirá, según el grado de pecados 
 
que cada uno porta en sí mismo. Aquellos que están 
 
llenos de pecados sentirán aplastadas sus pasiones 
 
por este 
 
gran “Martillo de Dios”, y los que hayan lavado sus 
 
vestiduras, lo sentirán según el grado de purificación 
 
alcanzado. La Justicia Divina, como Sol ardiente de 
 
rugiente Voz, sonará para todos, pero a algunos 
 
tomará por completo, a otros a medias, y a otros ni 
 
siquiera rozará.


Esta Voz del Cielo ha dado sus señales ya a través de 
 
catástrofes telúricas y climáticas que ya todos 
 
conocen, pero esto en nada se acerca o parece a 
 
cómo sonará cuando se pronuncie el Fallo Final.

 
En esta Hora crucial estáis, amados míos. Ya esto os 
 
fue anunciado. ¡Estad alertas! y prontos para la 
 
llamada final, que cuando la sintáis “como una 
 
espada con filo atravesando vuestros corazones”, 
 
sabréis reconocer sin dudar.

 
Trabajad ya en la UNIÓN de vuestros corazones, la 
 
UNIDAD de todos los hijos del Espíritu Divino con 
 
consciencia de servicio y trabajo. Obrad cada día, 
 
solos o en compañía de un pequeño equipo, pero 
 
siempre como si estuvieseis unidos, de corazón a 
 
corazón, entre todos los misioneros de la Luz en la 
 
Tierra. Alimentad esta conciencia y así atenuaréis la 
 
‘furia’ del Padre que se avecina.
 

Comprended ‘el sentido’ de estas palabras. Id más 
 
allá de las mismas, para comprender bien lo que se 
 
os dice.
 
 
Anclad la Paz Solar cada día en vuestros corazones y 
 
sentid esa UNIDAD.

Esta pauta de acción interna que os doy va 
 
acompañada de un mantram de unificación que 
 
podréis recitar diariamente. El mismo ya fue 
 
transmitido, y ahora lo reafirmamos.
 
 
Recitad así:

"Que la unidad entre nuestros corazones sea 
 
indestructible
 
 
Que la unidad entre el cielo y la tierra sea 
 
indestructible
 
 
Que la unidad de Propósito sea indestructible
 
 
Yo Soy esta unidad indestructible."


Esto activará el Sol de unidad y el Gran Portal que 
 
formáis unidos será abierto y ensanchado, 
 
constituyendo esto un gran servicio planetario en 
 
esta Hora.


Mi Paz es una con la de vuestras Presencia Divinas.

Encontrad mi Paz, la Paz, vuestra Paz, y el Amor 
 
vendrá a vosotros.
 

Y como os dije una vez, os lo repito: “Amaos como Yo 
 
os amé a todos”.


Este Amor está en vuestras Presencias Crísticas, es 
 
su Esencia, es vuestro Ser real.
 
 
Meditad en estas palabras. Aceptadlas sólo si 
 
encuentran eco en vuestro corazón.
 
 
Que esta sea la conducta de todo obrero del Sol.

PAZ EN LOS CORAZONES: Jesús-Cristo.


Mantram de la Triple Unidad

 
"Que la unidad entre nuestros corazones sea 
 
indestructible
 

Que la unidad entre el cielo y la tierra sea 
 
indestructible
 
 
Que la unidad de Propósito sea indestructible
 
 
Yo Soy esta unidad indestructible

 
 
Que la unidad entre nuestros corazones sea 
 
indestructible."
 

Podemos visualizar una línea “horizontal” de Luz 
 
enhebrando los corazones de todos los hombres y 
 
mujeres de buena voluntad, y voluntad al bien en el 
 
mundo. Unidos a los discípulos y seres de la 
 
Jerarquía espiritual. Una indestructible unidad de 
 
corazones.


‘Que la unidad entre el Cielo y la Tierra sea 
 
indestructible’


Podemos ver un gran canal o puente de Luz 
 
(“vertical”) entre los planos superiores y la materia, 
 
canal formado por la unidad de los corazones de 
 
todos los “obreros del Sol” en todos los planos.


‘Que la unidad de Propósito sea indestructible’

El “Propósito” es anclar la Luz en la Tierra, permitir 
 
que a través del canal unificado de corazones y 
 
voluntades, las bendiciones cósmicas desciendan a la 
 
Tierra, que la Paz Divina descienda, y así el Plan 
 
Divino se plasme y cumpla. Esta es “la unidad de 
 
Propósito”.
 
 
El resultado de esta acción unificada es la 
 
Purificación, y el consecuente advenimiento de una 
 
nueva era de Luz, Paz y Amor y de una nueva Raza 
 
humana, que pueda contener e irradiar estos 
 
principios.


‘Yo Soy esta triple unidad indestructible’

 
Esta es la afirmación final que unifica, afirma y 
 
plasma las otras tres frases. El “YO SOY” es 
 
pronunciado con consciencia de la esencia espiritual; 
 
ese “YO SOY” es la Presencia Divina en cada uno.

Si el mantram se dice en grupo, puede optarse por 
 
decir:

“Nosotros Somos esta triple unidad indestructible”
 
 
Esto queda a libre elección de cada individuo o 
 
grupo, según su consciencia y comprensión.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada