Translate

viernes, 9 de noviembre de 2012

MESES CRUCIALES






Meses Cruciales
(DESDE EL MOMENTO PRESENTE HASTA EL 9 DE DICIEMBRE DE 2012)
 Irás sintiendo, de manera cada vez más potente.
ENTRE EL 21 Y EL 23 DE DICIEMBRE DE 2012
 Cada cual lo vivirá a su manera, y en función de sus propias circunstancias.
El mundo será aparentemente el mismo, pero todo será radicalmente distinto.


2012-2013 O DESPUÉS DE ESAS FECHAS 
 
Si a lo largo de los últimos años, meses o semanas, en tu interior y tu Corazón has sentido o presentido la llegada de algo nuevo, como si tuvieras una “corazonada” de que alguien va a 
llamar a la puerta de tu casa en cualquier instante, lo que sigue se dirige a ti y explica la 
significación profunda que subyace tras las fechas del 21 de diciembre de 2012 y el 20 de
 marzo de 2013, por más que cuando leas esto ambas puedan haber quedado ya muy atrás. 
Sigue adelante con la lectura y lo entenderás.

UNOS MESES CRUCIALES, AUNQUE LA PUERTA PERMANECERÁ ABIERTA

De instante en instante se ha ido acercando hasta hacerse realidad el solsticio de invierno 
de 2012 (11 horas y 12 minutos del viernes 21 de diciembre). Es un hito que marca el 
inicio de un periodo energético, electromagnético y vibracional muy especial: la llegada 
“oficial” de una auténtica Primavera Consciencial. Una llegada que, en el ámbito 
tridimensional en el que te mueves, no es instantánea, sino que se configura como un 
intervalo temporal que va desde el citado solsticio hasta el equinoccio de primavera 
de 2013 (11 horas y 2 minutos del miércoles 20 de marzo).

Para el sistema solar, el Sol, la Tierra y la Humanidad, los tres meses que distan entre 
ambos eventos suponen el final de un ciclo cosmogónico –invierno consciencial- y el 
inicio de otro –Primavera Consciencial- y una colosal experiencia que posibilita la 
Metamorfosis evolutiva de los seres humanos que vibracionalmente sintonicen con ella. 
Y desde el punto de vista de la Madre Tierra, representa el final de su Metamorfosis 
vibracional, lo que en términos científicos puede ser descrito como la salida del anillo 
de gusano o Puente de Einstein-Rossen que el planeta -con él todas las formas de vida 
que lo pueblan, incluida la Humanidad- ha venido travesando en las últimas décadas.

Y lo que puede ser vivido con ocasión de las reiteradas fechas es factible gozarlo 
igualmente después de ellas, como si fuera una puerta que se abre y abierta queda de
par en par para que cada cual pase por ella en función de su propio proceso consciencial.
No en balde, el final de la travesía de la Tierra por el anillo de gusano generará replicas 
–como si de un cataclismo consciencial y vibracional se tratara- en forma de Puentes 
de Einstein-Rossen en cada ser humano, pues en el nuevo escenario de Primavera 
Consciencial permitirá que los micro impulsos conscientes individuales creen, mediante 
clusters de ondas, grandes eventos como los citados Puentes. Todo ello al ritmo del proceso
de cada uno y conduciendo no a un único escenario consciencial y dimensional, sino, 
dentro de una amplia gama, al que señale el libre albedrío de cada cual. La Diversidad y 
el Libre Albedrío son fruto del Amor que llena la Creación.

“MAPA DE CARRETERAS”

¿En qué consiste exactamente la experiencia?. Su dimensión y entidad no cabe en palabras 
ni en pensamientos. La novedad de lo que representa e implica es tan absoluta que no puede 
ser descrita bajo los esquemas mentales y conceptuales de lo que quedó atrás. No obstante, 
si es factible anticipar algunos extremos y puntos básicos que, como las indicaciones que 
aparecen en un “mapa de carreteras”, proporcionen una mínima orientación (aunque el 
Camino tendrá que hacerlo cada cual, metro a metro, punto kilométrico a punto kilométrico) 
al ser humano consciente del Milagro que se avecina. Es lo que se hace en los párrafos que 
 siguen. Y aunque se plasma en fechas que discurren entre finales de 2012 y comienzos de 
2013, las pautas y vivencias que se reseñan continúan siendo absolutamente válidas si te 
acercas a estas líneas mucho después. Las indicaciones del “mapa de carreteras” no pierden actualidad y son completamente vigentes mientras la puerta se mantenga abierta, siguiendo 
con el símil, para el momento en el que cada uno empiece a notar en su interior algo que lo 
anima a ponerse en marcha y transitar “su” Puente de Einstein-Rossen-, lo que le llevará, 
tras recorrer el anillo de gusano, al escenario vibracional y consciencial que en libre 
albedrío decida.

DESDE EL MOMENTO PRESENTE HASTA EL 9 DE DICIEMBRE DE 2012

En los días que van desde ahora hasta el 9 de diciembre de 2012, irás sintiendo, de manera 
cada vez más potente, la culminación del apretón energético y de la aceleración del tiempo 
que la travesía de la Tierra por un Puente de Einstein-Rossen ha conllevado e implica. 
Notarás, así, la llamada desde el Corazón para que tu Vida se despliegue conforme a los 
siguientes parámetros y percepciones:

A) Vida Sencilla, centrada en el Aquí y Ahora, desconectada del viejo mundo y 
experienciada en Libertad

+Practica una Vida Sencilla: Afianza en tu Corazón las sabias palabras de Francisco 
de Asis: "Necesito poco; y lo poco que necesito, lo necesito poco." Para ello, minora 
tu ritmo de vida, aligera tu agenda, pon en tu día a día espacios de silencio y encuentro
interior, reduce tus pertenencias, modera tus niveles de consumo y calibra bien tus 
 auténticas necesidades, aliméntate de forma sana y comedida y, en la medida de lo
posible, reduce paulatinamente tus deberes y quehaceres (también los de índole 
“consciencial” y “espiritual”) y todo aquello que te suponga esfuerzo.

+Sitúate en el Aquí y Ahora: Reduce cuanto puedas los “viajes en el tiempo” (del pasado 
al futuro y viceversa) con los que gastas una energía preciosa que vas a necesitar para tu 
Metamorfosis. Y en tu cotidianeidad, desengánchate de esa droga llamada futuro –que 
impulsaa dejar para mañana la Felicidad y la Libertad que puedes disfrutar hoy- y céntrate 
cada vez más en el momento presente: cuando mastiques en las comidas, al cepillarte los 
dientes, al andar por la calle, al conducir.

+Desconéctate de la debacle del viejo mundo: Desengánchate de todo lo viejo que 
aún rodea tu vida, sin permitir que el inevitable deterioro de lo exterior crispe tu estado 
 de ánimo y tu paz interior. El mundo exterior es como un huracán cuya intensidad y 
magnitud van ser cada vez mayores. Sitúate en su “ojo”, en el ojo del huracán, donde 
gozarás de quietud, calma y serenidad aún en medio del torbellino. Y desde este estado 
de paz, dirige tus energías no a luchar contra lo que ya caducó y quedó obsoleto en tu 
Corazón, sino a crear todo lo nuevo que en él late. Para ello, es muy importante que 
pongas fin tanto a tu adición hacia los denominados medios de comunicación (informativos 
de televisión y radio, periódicos) como a las discusiones y diatribas con los que te rodean a 
propósito de lo que en el mundo exterior acontece (los conflictos, las crisis, las mil 
controversias de la “actualidad”).

+Asume el reto de la Libertad: Llegó el momento de que dejes de exigir la mejora de 
las condiciones carcelarias para, en lugar de ello, salir de la cárcel. Sus barrotes son 
virtuales y los has generado tú mismo con tus miedos, cargas, culpas y lastres, con tu 
cuidado y tu contento, con tus autolimitaciones mentales, enjuiciamientos, comodidades 
y controles y con la necesidad de reconocimiento, seguridad y protección. Apunta bien 
esto en tu Corazón: ¡llego el momento de la Libertad!. Y la Libertad no es lo que la 
Humanidad ha ideologizado desde la mente, sino la absoluta ausencia de miedos, que en 
tu Corazón van a ser sustituidos por una enorme Confianza en la Providencia, la Vida, la 
Perfección de cuanto Es y la Sabiduría Innata que todos acumulamos en nuestro interior.

B) Interioriza que nada tiene que cambiar porque ¡todo es Perfecto!

La Tercera Dimensión tiene su razón de ser y siempre existirá en la Creación (como cualquier 
nota musical, por ejemplo “mi”, en la escala musical). En libre albedrío, siempre habrá 
dimensiones espirituales que se quieran encarnar en ella para vivenciar las experiencias que 
al nivel vibracional tridimensional le son propias. Por tanto, no pretendas eliminarla o 
cambiarla una vez que para ti, en tu proceso consciencial, tal tipo de experiencias ya son 
agua pasada. Practica la Aceptación e interioriza con fuerza que ¡nada tiene que cambiar 
porque todo es Perfecto!.

Lo que estás empezando a vivir no es un cambio, sino una Metamorfosis evolutiva, que nace 
de tu interior y compartes en el momento presente con la Madre Tierra y con otras muchas dimensiones espirituales encarnadas en seres humanos. Capta la diferencia entre cambio y Metamorfosis y céntrate en esta última. Si te resulta difícil, sigue el ejemplo de la oruga, que 
se va a transformar en mariposa. La oruga no se plantea con su metamorfosis cambiar nada de 
su entorno ni nada de ella misma que no le guste o no acepte, sino que, naturalmente, siente la llamada interior a recogerse en el silencio (en la crisálida o capullo), activar componentes 
durmientes de su ADN y convertirse en mariposa para empezar una Nueva Vida.

Si esperas cambios, esta expectativa te descentrará y desorientará. Y si los esperas, es porque 
en tu Corazón aún no ha prendido la Aceptación, en este caso, la Aceptación del viejo mundo 
y de tu vieja vida. Subraya esto: el viejo mundo es igual de Perfecto que el nuevo. Todo encaja 
y tiene su sitio en el Cosmos y la Creación, también la Tercera Dimensión, y el mundo en 
el que llevas miles de años desarrollando tus experiencias vitales y conscienciales. La Vida 
y la Consciencia son Una, pero se despliegan en libre albedrío y en una Diversidad vital y 
consciencial que son fruto del Amor, del que la Vida y la Consciencia son manifestación. 
La única diferencia entre el viejo mundo y el Nuevo Mundo, es que hay algo en ti que te 
impulsa a vivir y a vibrar de otro modo: la Metamorfosis no deviene de la necesidad de 
cambio de la Tercera Dimensión, sino de tu exigencia interior de Evolución y de 
experienciar una Nueva Vida.

No vas a asistir a cambio alguno, sino que, en libre albedrío, vas a Vivir en primera persona, 
es decir, en ti y desde ti, una Metamorfosis evolutiva tan honda como natural. Afianza este discernimiento en tu interior hasta el 9 diciembre, pues lo necesitarás para lo que vendrá 
después.

C) Toma consciencia de la Unicidad y conéctate con la Madre Tierra

Los seres humanos y la Humanidad forman parte de un ser vivo de mayor escala: la Tierra. 
Para discernir la sinergia e interacción entre la vida humana y la Tierra, basta con observar 
la propia corporeidad física de cada persona, y la infinidad de formas de vidas (tejidos, células, bacterias), que en su interior conviven e interaccionan con el ser vivo, de mayor escala, que 
cada ser humano es. A lo largo de milenios, la Humanidad ha tendido a olvidar su 
funcionalidad hacia la Tierra, y la lógica natural de simbiosis y desarrollo mutuo que conlleva. 
Lejos de esto y repitiendo la analogía de la corporeidad física, el ser humano se ha comportado 
como esos organismos o bacterias que, en lugar de reportar salud a las personas, son origen y 
causa de enfermedades y dolencias.

Para que entiendas lo que sois, te voy a dar un símil. Piensa por un momento que tú eres un 
planeta. Tú sabes que en tu superficie y en tu interior (por ejemplo, en el intestino) viven 
miles de millones de pequeños seres vivos llamados bacterias. Éstas no sólo no os hacen 
daño, sino que contribuyen a vuestra salud y vuestro crecimiento. Son, por ejemplo, la flora bacteriana de la piel y del intestino, que contribuyen a mantener el PH de la piel y a 
desarrollar vuestro sistema de inmunidad. De este modo, os prestáis un servicio mutuo y 
podéis convivir en paz y armonía. Desgraciadamente, algunas de esta bacterias se olvidan de 
su función, se vuelven dañinas (patógenas), provocando enfermedades. En este caso, os veis obligados a eliminarlas con vuestra propia inmunidad o con lo que llamáis medicamentos. 
Pues bien, entiende que los humanos habéis venido como bacterias saprofitas a prestar un
servicio al planeta. En esta simbiosis, los dos podéis crecer y desarrollaros. Pero, 
desgraciadamente, la gran mayoría de los seres humanos habéis invertido los términos y 
os habéis creído los dueños del planeta. Habéis empezado a hacer lo que os viene en gana 
en vuestro propio beneficio y olvidándoos del daño planetario que causáis.

Como se detallará más adelante, el ser vivo Tierra, en el contexto de su propio proceso 
consciencial, está a punto de culminar la mutación de su frecuencia vibracional y 
comenzar a vivir en una nueva clave dimensional. La Nueva Tierra será pronto una realidad. 
Este acontecimiento, además de sus espléndidos impactos para la Tierra, el sistema solar 
y la galaxia, tendrá un efecto inmediato sobre los seres humanos: la exigencia de decidir en 
libre albedrío si quieren o no acompañar a la Tierra en su salto dimensional, si desean o no “adaptarse” y “acompasar” su Corazón a la nueva vibración del planeta y a su nuevo Latir.
En caso afirmativo, será imprescindible un cambio de consciencia, pasando de la consciencia 
egóica (ha conllevado, entre otras cosas, el olvido de la simbiosis e interacción con el planeta 
antes reseñadas), a una Consciencia de Unicidad –planetaria, galáctica,…- que haga factible 
la convivencia sinérgica con la Nueva Tierra, el Sol, el sistema solar y el conjunto de la 
Vía Láctea.

Esta es la Metamorfosis que se avecina para la Humanidad: los seres humanos que quieran 
seguir conviviendo con la Tierra tendrán que acometer esa transformación de consciencia 
– el despertar a una consciencia planetaria y galáctica- y recordar como se vive en simbiosis 
con el medio ambiente, la Naturaleza y todos los seres vivos, incluyendo los propios humanos
entre sí. Para el ser humano también ha llegado, por tanto, el momento de la transformación 
y la Evolución.

ENTRE EL 10 Y EL 20 DE DICIEMBRE DE 2012

El Orden Natural que rige la Creación y el Cosmos intervendrá en este proceso de 
Metamorfosis, coadyuvando al mismo a través del inicio de un nuevo ciclo cosmogónico,
que posibilitará la llegada al sistema solar, el Sol, la Tierra y la Humanidad de corrientes 
y fuerzas energéticas de gran pureza –auténtica Energía de Amor- que, además de servir 
para que la Tierra complete su propia Metamorfosis vibracional y ancle en la nueva 
Dimensión, apoyarán la citada transformación de consciencia de los seres humanos, 
aunque respetando siempre el libre albedrío.

Y en este marco, entre el 10 y el 11 de diciembre, la Madre Tierra, un espectacular ser vivo 
con su propio proceso y evolución consciencial, habrá concluido su travesía por el anillo de 
gusano y culminado su Metamorfosis: su vibración ya no será de Tercera de Dimensión, sino 
de Cuarta. Y su “Latido” estará alineado con el del Centro Galáctico y el Cosmos.

Se trata del denominado “alineamiento”, que no es tanto un fenómeno exterior (que la Tierra 
se “ponga en fila” con otros planetas y astros), sino interior, de sintonía de Corazón a Corazón: 
el Corazón de la Madre Tierra se alineará con el del Sol y el Centro Galáctico, tal cual los 
relojes de péndulo se ajustan en su “tic-tac” con el de mayor tamaño a través del llamado 
“efecto arrastre”. Y será debido a este alineamiento por lo que las energías procedentes del 
Corazón,o Centro del Universo y de la Vía Láctea, llegarán a la Tierra de manera directa, sin las 
interferencias que ha habido hasta ahora al no encontrarse el Corazón del planeta alineado 
con ellos.

Las manifestaciones exteriores de esto serán muchas, desde la elevación de la frecuencia electromagnética del planeta (la llamada Resonancia Schumann, predicha 
matemáticamente en 1952 por Winfried Otto Schumann, (aunque fue Nicolás Tesla el que 
la observó por primera vez) al debilitamiento del magnetismo terrestre, pasando por una 
fuerte energetización de toda la Naturaleza.

La Metamorfosis de la Tierra, alineada y sincronizada con el del Sol, Sirio, las Pléyades y 
el Centro Galáctico de la Vía Láctea, posibilitará que, entre el 12 y el 20 diciembre, el planeta 
y todo lo que lo habita, reciba una gran onda de energía de Amor y consciencia muy pura, 
que será polarizada hacia la Tierra, de manera conjunta por Júpiter y el Sol: el Gran 
Trígono de Júpiter (supondrá el inicio de su transformación –ignición- en un nuevo Sol,
dentro del sistema solar, proceso que tardará aún miles de años en completarse) acaecerá 
el día 12 de diciembre, regalando Amor y Consciencia desde este planeta, ya en camino 
de convertir en estrella, a todo el sistema solar, en general, y a Mercurio, Venus, la Tierra 
y Marte, en particular.

La conjunción de todo ello pondrá a disposición de todas las formas de vida que moran 
en la Madre Tierra, fuerza y consciencia para alinear y sincronizar su Corazón con el de ella, 
alineado ya cosmogónicamente. Y esta sincronización producirá, a su vez, la conexión ionogenomática de sus respectivos ADN, por medio de las secuencias fractales que en éste 
existen y que, como si fuera a la vez una estructura “macro” y “micro”, ligan a cada modalidad 
de vida con el ADN del planeta, del mismo modo que asocian el de éste con el del Sol, el 
sistema solar y la galaxia en su conjunto.

ENTRE EL 21 Y EL 23 DE DICIEMBRE DE 2012

En este magno escenario, habrá seres humanos que sientan la necesidad interior de 
experimentar un periodo de recogimiento, silencio, meditación,… (cada cual lo vivirá 
a su manera y en función de sus propias circunstancias) que durará tres días (72 horas),
del 21 al 23 de diciembre.

Buscado un ejemplo en la Naturaleza, hay que volver a retomar el ejemplo de la oruga, 
que se introduce en la oscuridad de la crisálida para mutar su ADN, activando componentes durmientes del mismo, y transformarse en mariposa. Es lo que algunos llaman “tres días de oscuridad”. Pero no será en el exterior, sino un recogimiento interior: una experiencia interior 
(no exterior) y evolutiva (no traumática). Que nadie se encarcele consciencialmente a si mismo esperando fenómenos cataclísmicos exteriores.

Y en estos tres días de recogimiento, acontecerá la citada conexión ionogenomática del ADN 
de los seres humanos que lo vivan a través de las secuencias fractales en él existentes. Este 
hecho puede ser descrito como la “distensión” de sus hebras, como cuando se abre una flor, 
lo que acelerará la activación de los componentes durmientes del ADN, preparándolos para experimentar la Metamorfosis. La distensión se deberá tanto a la llegada de energía exterior,
como a la Armonía y la Quietud interior que experimentarán los seres humanos que, 
recibiéndola, interactúen con ella desde su propio proceso consciencial. Y permitirá que se 
liberen componentes del ADN que hasta ahora se hallaban aprisionados y tensos 
(coloquialmente, “estresados”), produciéndose la aceleración de su activación.

ENTRE EL 24 DE DICIEMBRE DE 2012 Y EL 17 DE MARZO DE 2013

 
Al finalizar estos “tres días de oscuridad”, esos seres humanos habrán acelerado la 
activación de su ADN y comenzado a cambiar su frecuencia vibracional en clave de Amor, 
en consonancia y en sincronía con lo vivenciado por la Madre Tierra.¿Cuáles serán los 
impactos de tal hecho en ellos? Básicamente, los siguientes:

+Consciencia de Unicidad y Red: Percepción cada vez más nítida tanto de la Unicidad 
de cuanto es como de la Red Consciencial, en sus distintos niveles y escalas, que liga y 
entrelaza a los seres humanos dentro de la Humanidad, a ésta con la Madre Tierra, al 
planeta con el sistema solar y así sucesivamente.

+Multidimensionalidad: Activación del recuerdo de la naturaleza multidimensional de 
nuestro ser, lo que permitirá la conexión con planos más sutiles de consciencia y existencia 
en los que también somos y estamos, incluyendo el contacto con los Hermanos de Luz de 
otros mundos, planetas, sistemas solares y galaxias.

+Tendencia creciente a “no hacer”: La Humanidad ha creído hasta el momento presente
que se nace para hacer y que “nacer” es sinónimo de “hacer”. Es un paradigma culturalmente
muy arraigado el considerar que venimos y estamos aquí, en esta vida y en este mundo, 
para hacer cosas: lograr metas, alcanzar objetivos, producir, construir lo que sea… 
Y en ese hacer -ligado inevitablemente a trabajos, empeños, esfuerzos, programaciones 
y controles- se busca la “realización” personal (cada cual según su “yo y sus circunstancias”), 
el sentido de la vida y hasta un sueño de porvenir colectivo en el marco de la denominada civilización. Metafóricamente expresado, se trata de la celebre maldición bíblica de “ganarás 
el pan con el sudor de tu frente”. Pero los seres humanos que experiéncien lo que se viene sintetizando sentirán una tendencia creciente a “no hacer” y “verán” con meridiana 
claridad que “nacer” es “no-hacer”, que se nace para Vivir y que Vivir es sencillamente eso, 
Vivir: no hacer, Vivir… Un “Vivir Viviendo” que no sabe de pasado ni de futuro y que se 
plasma exclusivamente en el Aquí y Ahora. ¿Tan difícil te parece? No te inquietes, que tu Metamorfosis te mostrará de manera simple y natural lo que Vivir y no-hacer significan. 
Lo hará por medio de la Sabiduría que se manifiesta en las palomas, en las flores, en los 
árboles y en toda la Naturaleza. La misma Sabiduría que hace por ti lo que el cerebro de 
tu cabeza es incapaz de hacer: que circule la sangre, que funcione el aparato digestivo, que 
lata el corazón, que se dilaten los pulmones, que se inmunice el organismo y que curen las 
heridas. Con la Metamorfosis, esta Sabiduría natural emanará del cerebro de tu corazón 
y se mostrará plenamente en ti, desde ti y para ti.

ENTRE EL 18 Y EL 20 DE MARZO DE 2013

La experiencia de los tres días de oscuridad antes comentada volverá a repetirse a lo
largo de las 72 horas previas al equinoccio de primavera de 2012, previsto para las 11 horas
y 2 minutos del 20 de marzo. Nuevamente, mucha necesidad de silencio, de recogimiento, 
de estar en la crisálida. Te darás cuenta entonces de que, realmente, no saliste de la misma 
el 23 de diciembre, sino que has permanecido en ella durante estos tres meses. Y que ahora, 
ahora sí, se ha completado la activación de los componentes durmientes de tu ADN y te 
dispones a abandonarla con la Metamorfosis culminada y transformado en “mariposa”. 
Habrás concluido la travesía por tu propio Puente de Einstein-Rossen y ello, a partir del 
21 de marzo, abrirá ante ti no un único escenario consciencial y dimensional, sino todas las alternativas que permite la Realidad Cuántica: un haz de opciones vibracionales, a modo 
de planos alternativos de realidad, entre los que, en libre albedrío, tendrás que decidir cual 
deseas experienciar, aunque todos representan, como se detallará más adelante, una especia 
de “vuelta al origen”.

A PARTIR DEL 21 DE MARZO DE 2013

Imposible de describir. Sea cual sea el escenario consciencial y el plano alternativo de 
realidad que elijas, no es posible ni siquiera esbozar con palabras lo que acontecerá en ti,
y desde ti, a partir del 21 de marzo, del momento en el que la Metamorfosis sea Plena y 
Real. Y el mundo será aparentemente el mismo, pero todo será radicalmente distinto. 
Recuerda de nuevo el ejemplo de la oruga convertida en mariposa: al salir de la crisálida, 
el mundo exterior es el mismo, pero ¡cuán diferente es para ese ser vivo que antes reptaba 
en él como oruga y ahora vuela cual mariposa. Nada sobra ni falta, todo es Perfecto.

Lo primero que notarás es que has adquirido perspectiva. Desde ella, comprobarás que 
nada sobra ni falta ni en ti, ni en nadie, ni en nada. Te percatarás de que no hay diferencia,
ni dualidad alguna entre lo físico y lo espiritual, lo interior y lo exterior, lo material y lo 
trascendente, lo individual y lo colectivo, lo personal y lo social. Percibirás claramente que
todas las experiencias, del tipo y “color” que sean, tiene un por qué y un para qué en un inconmensurable Orden Natural de Amor donde todo fluye, refluye y confluye en la 
Perfección de cuanto Es. 
 
Constatarás que nada tiene que cambiar ni en ti ni en nada porque Todo es Perfecto. Y 
vivirás y sentirás todo ello de un modo absolutamente ajeno al intelecto. La Búsqueda 
habrá cesado y todo deseo o renuncia habrá quedado detenido. Y libre de apegos y 
desapegos, te reirás a carcajadas de ti mismo, rememorando cuando experimentabas 
la vida ansiando la Iluminación. Serás ya plenamente consciente de que siempre has sido 
y estado “Iluminado” y que la Iluminación consiste, precisamente, en darse cuenta de la 
radical innecesariedad de la Iluminación.

Lo vivido fue un sueño, sí, pero fue real porque como real se vivió. Recordarás tu 
Propósito de Vida – el que te llevó a encarnar en la vida física actual- y tu Propósito 
de Encarnación – el que te trajo a este plano y a este mundo- y verás las experiencias
 en él vividas como si formaran parte de un sueño que ya quedó atrás. Es como si al 
salir de la piscina y secarte, el hecho de que estuviste dentro de ella y mojado te 
pareciera un sueño. Y es que, efectivamente, la Experiencia de Ser en el plano 
humano ha discurrido hasta ahora en el marco de la ensoñación: no Viviendo la Vida, 
sino soñando una vida individual, separada y fragmentada en un escenario: la Matriz 
Holográfica o Gran Teatro del Mundo

Pero siendo esto cierto, no lo es menos que lo vivenciado en el sueño lo llevas
 incorporado a tu bagaje experiencial. En la piscina tragaste agua y sentiste ahogo, 
nadaste en los distintos estilos y modos posibles, buceaste de mil maneras… y todo 
ello se ha incorporado a ti, a tu consciencia, a tu ser y a la Experiencia de Ser.

Inocencia Consciente

Debido a ello, no sólo recuperarás la Inocencia (activación del Niño Interior), sino 
que gozarás de una Inocencia Consciente. Un bebe vive en Inocencia, pero de manera 
inconsciente. Tú habrás vuelto a la Inocencia primigenia, pero será ya una Inocencia 
Consciente, derivada de lo vivenciado y experienciado en tu encarnación en el plano 
humanoy en Tercera Dimensión. Entenderás entonces perfectamente el papel de ésta 
en la Creación y la capacidad creadora que has desplegado durante tu encarnación en ella.

Ver el “Rostro de Dios”: Namasté

La Inocencia Consciente te posibilitará contemplarte a ti mismo como lo que eres: Amor. 
Y te permitirá ver el “Rostro de Dios”, que significa percibir con claridad la Perfección de 
cuanto Es y como Dios es cada uno de nosotros y es todos y Todo.

La expresión “Namasté” (el Dios que soy yo reconoce, saluda y reverencia el Dios que 
eres tú.) habrá dejado de ser una palabra, una elaboración intelectual, para transformarse 
en la más genuina expresión de la Unicidad en la que habrás volcado tu “yo”.

La Felicidad es nuestro Estado Natural.

Y en tal estado de Gracia, serás consciente de que la Felicidad es tu Estado Natural. 
Gozarás de la Felicidad “sin razón alguna” y formarás parte activa de la Nueva Tierra, 
siendo a la vez semilla de la Nueva Humanidad.

Nueva Humanidad en la Nueva Tierra

Una Nueva Humanidad a la que se irán incorporando todos los seres humanos que 
experiencien lo hasta aquí resumido bien en las fechas reseñadas y al unísono con la 
Metamorfosis de la Tierra y la culminación de su tránsito por un Puente de Einstein-Rossen, 
bien posteriormente en el marco de las replicas que tal Puente tendrá en cada ser humano. 
La puerta permanecerá abierta para experienciarlo durante un periodo de tiempo cuya 
duración se desconoce (“no sabréis ni el día ni la hora”), pero que, en terminología de 
Tercera Dimensión, abarcará décadas. Y el nuevo escenario de Primavera Consciencial 
permitirá, como ya se señaló que los micro impulsos conscientes individuales creen, 
mediante clusters de ondas, grandes eventos como los citados Puentes. Todo ello en 
consonancia con el proceso de cada cual y llevando en libre albedrío a distintos escenarios conscienciales y dimensionales.

Y cuando la “puerta se cierre”, habrá concluido el anclaje del Cielo en la Tierra (en expresión cristiana, acontecerá la Segunda Venida de Jesús) y cada dimensión espiritual encarnada en ser humano vivirá donde en libre albedrío haya decidido: en la Nueva Tierra, que no será de 
Tercera Dimensión, o en otro mundo cuya frecuencia vibracional sí sea tridimensional. Así, 
los seres humanos que hayan realizado la Metamorfosis configurarán la Nueva Humanidad en la 
Nueva Tierra. Por el contrario, los que libremente opten por no efectuar la transformación consciencial, deberán seguir su existencia y encarnación en otro planeta de Tercera 
Dimensión de los muchos que hay en este Universo.

Nacer de Nuevo

Todo lo expuesto puede y debe ser resumido como una especie de “Muerte en Vida”
para experiencia la “Resurrección en Vida” y el “Nacer de Nuevo”, que no es algo físico, por 
más que ocasionen una Metamorfosis tan profunda que es, a la vez, interior (espiritual, 
consciencial) y “exterior” (de los componentes biofísicos y energenéticos de la 
corporeidad material por medio de la alteración, desdoblamiento, distensión y 
transmutación del ADN que el ser humano tiene impreso en cada una de sus células). 
Y tampoco caben en palabras, pues su naturaleza y esencia, al hilo de lo que acaba 
de exponer, no pueden ser pensadas (soñadas) ni vislumbradas mientras se permanece
en el sueño.

No obstante, Cristo Jesús ofreció algunas pistas importantes al respecto en su charla 
con Nicodemo (Juan, 3, 3-7): “-En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de nuevo, 
no puede ver el Reino de Dios Le dijo Nicodemo: -¿Cómo puede un hombre nacer 
siendo viejo?. ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el seno de su madre y nacer?
Le respondió Jesús:-En verdad, en verdad te digo: A menos que uno no nazca de 
Agua y de Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios (…) Vosotros tenéis que nacer 
de nuevo”.

Lo que sí sabemos, por la experiencia de los que lo han vivenciado, es que, tras nacer 
de nuevo, se notan inicialmente sensaciones de vértigo y vacío. La razón es muy sencilla: 
tras Despertar, los parámetros, las pautas y el “sistema de creencias” que se han tenido 
durante el sueño –y que han llevado al Despertar- dejan de ser válidas y requieren de 
un nuevo formato porque ahora se experiencia una realidad que es “Real”, no ficticia 
como la que se percibió durante la ensoñación.

Pero no hay que inquietarse, sino alegrarse, pues, con confianza en la Providencia, 
esas sensaciones pronto quedan atrás y, en su lugar, surge algo espléndido: constatar 
que vivir lo “Real” impulsa irrefrenablemente a vivir en el Aquí y Ahora. Esto, que en 
el sueño costaba tanto esfuerzo, es la vivencia natural en lo “Real”. Y esta vivencia hace
 explosionar el Amor que Somos y Todo Es, ya que el Aquí y Ahora se manifiesta como
el espacio donde fluye el Amor y en el que el Amor acaricia y abraza cuanto existe, 
incluido a uno mismo, si bien este concepto y noción empieza rápidamente a diluirse.
Y para seguir avanzando en lo que nacer de nuevo representa y supone hay que volcarse
en el Corazón. Hay que desplegar en el interior la Bandera Blanca de la Rendición 
(la Aceptación absoluta de cuanto es y tal como es), centrarse en el Silencio Mental 
e Interior, abandonar para siempre las disquisiciones y diatribas intelectuales y conceptuales
y Vivir y Escuchar desde el Corazón...

Más información en el best seller, EL SECRETO DE ADAN.























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada