Translate

jueves, 29 de noviembre de 2012

La grandeza de mi Padre





JESUS EL CRISTO
La grandeza de mi Padre.
Por María Ruso 28-11-2012 
 
Yo soy Jesús el Cristo, amadísimos  hermanos os saludo y vengo a vosotros ,  a través de  esta alma,  la que escribe,  mis vibraciones de luz,  y siente  mi presencia en su corazón,  ardiente de sed de fuego y amor  por mi. 
 
Me presento ante ella,  desde mí sagrado corazón,  que arde de amor por vosotros,  y el deseo profundo de abrazaros y albergaros en mí,  en esta, mi venida triunfal. 
 
Que no será igual a la anterior,  en la cual habéis quedaros impregnados con mi crucifixión. 
 
No miréis la cruz,  sino vuestro templo de luz,  que yace en  vuestros corazones,  allí encontrareis todos los misterios revelados,  por mi, en aquel tiempo,  en que los hombres no comprendían bien  mis enseñanzas de luz. Pero,  guiados por el espíritu divino,  seguían mis pasos,  y se asombraban así mismos,  de reconocer a s-u Padre, en  mi divina presencia.
 
En  mi sagrado corazón  y en el corazón  inmaculado de mi Madre, se encuentra la respuesta a todos vuestros interrogantes. 
 
Durante varios siglos,  he hablado desde mi corazón  y mi Santa Madre,  en sus advocaciones,  os ha pedido, que os refugiéis en  su corazón.
 
Que serán puestos de manifiesto, una vez que se produzca la unión de nuestros corazones a los vuestros.
Esta es la grandeza de mi Padre.
 
En estos tiempo, donde el tiempo apremia,  El ha deseado esto desde el comienzo, que sus hijos adorados,  se conviertan  en humanos divinos,  y lleven  el sello que los identifico desde los inicios de todo lo creado.
 
Este sello, se halla, en vuestros corazones, y es el Encuentro sublime de vuestra divinidad. Mi Padre ha guardado en vosotros el amor inmenso que os identifica como hijos de mi Padre,  es un código secreto,  que se activara de inmediato con la llegada de las frecuencias de luz,  produciendo la activación de vuestras consciencias. Mi consciencia crística morara en la vuestra.
 
Mi corazón  sagrado hallara refugio en el vuestro,  al igual que en el corazón de mi santísima Madre.
 
Os puedo deciros,  que es el amor, mas grande que podéis recibiros, es el amor que no se manifiesta con palabras. En la contemplación y la confianza plena de sentiros definitivamente amados.
 
Tenéis un templo sagrado, un manantial de amor,  inagotable,  que ahora,  permanece abierto a las más sutiles energías cristalinas que se transformaran,  por el solo abandono a la luz.
 
En verdad os digo,  amados hermanos. Hoy más que nunca, pronto veréis, que podéis realizar las mismas cosas,  que mi Padre me enseño,  y una vez os he anunciado a vosotros, y así se esta cumpliendo según lo establecido.
 
Hermanos,  el momento ha llegado de mirarnos cara a cara,  de corazón  a corazón, no habrá mas sombras oscuras,  que empañen vuestro vivir.
 
La Vida será pleno disfrute.
 
Aquellos que alberguen
 Pureza de corazón,  recibirán  pureza. NO habrá otra vibración  en contrario, porque no correspondería al nuevo orden divino.
 
Será la nueva era dorada de luz,  y ella marcara un nuevo hito en la historia de la humanidad,  como ha pasado,  después de mi partida, un antes y un después.
 
Bienvenidos,  amadísimos hermanos, sean  bendecidos, os espera la grandeza de mi Padre.
 
Yo soy, el que yo soy,  Cristo Jesús.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada