Translate

martes, 14 de julio de 2015

En la declaración de la Cumbre del Euro de Grecia: Primeros pensamientos








En la declaración de la Cumbre del Euro de Grecia: 
Primeros pensamientos
Publicado el 14 de julio 2015
Por Yanis Varoufakis

En las próximas horas y días, voy a estar sentado en el Parlamento para evaluar la legislación que es parte del reciente acuerdo de la Cumbre del euro en Grecia. También estoy mirando adelante a oír en persona a mis camaradas, Alexis Tsipras y Euclides Tsakalotos, que han pasado por mucho en los últimos días. Hasta entonces, voy a reservar el juicio con respecto a la legislación que tenemos ante nosotros. Mientras tanto, aquí hay algunos primeros pensamientos, primeras impresiones suscitadas por la declaración de la Cumbre del Euro.
Un nuevo tratado de Versalles recorre Europa - Usé esa expresión de nuevo en la primavera de 2010, para describir  el primer
'rescate' griego, que se estaba preparando en ese momento. Si esa alegoría era pertinente entonces es, por desgracia, también para Alemania ahora.

Nunca antes la Unión Europea tomó una decisión que socava de manera tan fundamental, el proyecto de integración europea. Los líderes de Europa, en el tratamiento duspensado a Alexis Tsipras y a  nuestro gobierno, la forma en que lo hicieron, asestaron un golpe decisivo contra el proyecto europeo.
    
El proyecto de integración europea ha sido, de hecho, fatalmente heridos en los últimos días. Y como Paul Krugman dice con razón, al contrario de lo que usted piensa de Syriza, o Grecia, no fueron los griegos o Syriza que mataron el sueño de una sociedad democrática, de una Europa unida.
   
Ya en 1971 Nick Kaldor, el economista de Cambridge se ha señalado, había advertido que forjar la unión monetaria antes de una unión política, posiblemente llevaría no sólo a una unión monetaria fallada, sino también a la deconstrucción del proyecto político europeo. Más tarde, en 1999, el sociólogo alemán-británico Ralf Dahrendorf también advirtió que la unión económica y monetaria sería motivo de división, en lugar de unir a Europa.  
 
Todos estos años he esperado que estubieran equivocados. Ahora, los que mandan en Bruselas, en Berlín y en Frankfurt, han conspirado para darles la razón.
   
La declaración de la Cumbre Euro de la mañana de ayer, se lee como un documento comprometiéndose Grecia en el papel, con los términos de la rendición. Se entiende como una declaración confirmando que Grecia se allana a convertirse en vasallo del Eurogrupo.
    
La declaración de la Cumbre Euro de la mañana de ayer no tiene nada que ver con la economía, ni con ninguna preocupación por el tipo de programa de reformas capaces de levantar a Grecia de su fango. Es pura y simplemente una manifestación de la política de la humillación en acción. Incluso si uno detesta nuestro único gobierno, debe ver la lista de las demandas del Eurogrupo, que representa una desviación importante de la decencia y la razón.
    
La declaración de la Cumbre Euro de la mañana de ayer marcó una anulación completa de la soberanía nacional, sin poner en su lugar un cuerpo político soberano supra-nacional, o paneuropeo.  Los europeos, incluso a los que no le importa un comino para Grecia, deben tener cuidado.
   
Mucha energía es consumida por los medios, sobre si los términos de la rendición pasarán por el Parlamento griego, y en particular, sobre si los diputados, como yo, lo harán tirar de la cuerda, y votar a favor de la legislación pertinente. No creo que esta sea la más interesante de las preguntas. La pregunta crucial es: ¿La economía griega tiene cualquier posibilidad de recuperación bajo estas condiciones? Esta es la pregunta que me va a preocupar durante las sesiones parlamentarias que se seguirán en las próximas horas y días. La mayor preocupación es que incluso una entrega total de nuestra parte, daría lugar a una profundización de la crisis de nunca acabar.
   
La reciente Cumbre del Euro es de hecho nada menos que la culminación de un golpe de Estado. En 1967 fueron los tanques que potencias extranjeras utilizan para terminar la democracia griega. En mi entrevista con Philip Adams, en LNL de ABC Radio Nacional, afirmé que en 2015 otro golpe de estado fue puesto en escena por potencias extranjeras utilizando, en lugar de tanques, los bancos de Grecia.  
 
Tal vez la principal diferencia económica es que, mientras que en 1967 la propiedad pública de Grecia no fue atacada, en 2015 los poderes detrás del golpe de Estado exigieron la entrega de todos los bienes públicos que quedan, por lo que iban a ser puestos en el servicio de nuestra no-pagable, deuda insostenible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada