Translate

jueves, 7 de mayo de 2015

EL SUFRIMIENTO NO ES UNA OPCIÓN







EL SUFRIMIENTO NO ES UNA OPCIÓN

Por Fernán Makaroff



Cuando algo en tu vida te está haciendo sufrir, es la señal de que estás en el camino equivocado. Si es una pareja, esa persona no es para ti. Si es un trabajo, ese trabajo ya no te representa. Si eres tú mismo el que se daña, es en realidad porque no eres tú mismo. Estás tan sólo repitiendo un programa. Sino, ¿qué clase de loco se dañaría concientemente?

Vive de tal manera que el sufrimiento jamás sea una opción. Siempre hay algo mejor esperándote, si te atreves a saltar a lo desconocido, abandonando tus zonas negativas de comodidad. Es importante comprender la diferencia entre la aceptación y la falta de dignidad. La aceptación te ayuda a cultivar tu paz interior, aún en medio de las tempestades de la vida cotidiana. 

Te ayuda a permanecer sereno en situaciones que no puedes cambiar, por más negativas que sean. Como justamente no las puedes cambiar, es absurdo oponer resistencia. Es el ejemplo de las pérdidas, separaciones, muertes, estafas, o situaciones difíciles a las que debes enfrentarte todos los días. 

Puedes también perder un trabajo, un auto, una casa, dá igual. Te pueden haber estafado, insultado, o humillado. Pero ya sucedió. Por ningún motivo debes traer a tu conciencia experiencias del pasado, pues te estarías generando nuevamente el sufrimiento, del cual en realidad te quieres liberar. No importa si ese pasado se remonta cinco años atrás o cinco minutos. Ya pasó, por lo tanto, ahora no existe.

En cambio, la falta de dignidad crea y sostiene relaciones y circunstancias que te hacen daño. Como en tu interior no te sientes merecedor o merecedora de más, tu propia energía atrae personas que vibran también en esa baja frecuencia, para darte lo que tú mismo les estás proponiendo sin saberlo: mezquindad, maltrato y desamor. 

Al menos que comiences a amarte para elevar tu frecuencia, puedes quedarte muchos años perdiendo tu valiosa vida estancado en la infelicidad. El que en verdad se ama, no sostiene situaciones negativas, no atrae personas negativas, y no se hace daño en ningún nivel; ni mental, ni emocional, ni físico.

Compartiré contigo una frase maravillosa de Saint Germain “Todo aquello que el individuo acepta, eso está en su mundo”. Cuando Saint Germain dice “acepta” no está hablando de la aceptación en el sentido de no resistir el presente, que es la llave liberadora del sufrimiento, sino que se refiere a todo aquello que la persona decreta como real e inamovible en su mundo. Fijate entonces qué cosas aceptas en tu vida, y sabrás entonces porqué están allí.

Puedes cambiar todo aquello que consideres negativo, si sientes que te mereces más. Cuando comiences a sentir que sólo te mereces la abundancia, la armonía y la felicidad, y no aceptes en tu vida nada inferior a ello, la misma energía te expulsará hacia otra realidad, afín a tú nuevo estado de conciencia. Hasta que llegará un día en que no habrá nada en tu mundo que no sea AMOR. Por más que estés en un planeta lleno de locos, ningún loco se te acercará a ti.
 
Este es el sentido más elevado de la llamada Ley de Atracción. Siempre hay una salida, pero esa salida siempre se encuentra a través del amor, y de ninguna otra manera. Eso define quien eres, lo que experimentas y lo que tienes: cuánto te amas. El amor incondicional es el camino y la meta. Que el sufrimiento jamás sea una opción para ti.

Saludos y luz,
 
Lic. Fernán Makaroff

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada