Translate

jueves, 11 de diciembre de 2014

Madre María









 Madre María

Estuviste de acuerdo en encarnar para estar en el mundo, pero no ser del mundo. Estuviste de acuerdo en que se servirías a tu Divinidad, mientras luchabas algunas veces con los desafíos del mundo. Y acordaste qué harías demostración de la Luz; y de la alegría de la Luz.
 
Tú fuiste voluntario, como lo que verías en el tiempo lineal desde hace un larguísimo tiempo, para venir a traer una remembranza de la Divinidad, de la totalidad; y para caminar entre los hermanos y hermanas - quienes pueden provenir de diferentes culturas y son de diferentes constelaciones estelares - para traer tu cultura, tu conocimiento, tu remembranza para aportarlos a cualquier reto que parezca presentarse en el momento.
 
Tú recuerdas cómo se siente vivir en armonía. Tú recuerdas cómo se siente estar en la Luz, y sentir la Luz; e incluso en el nivel físico, sentirse más ligero que el aire, y saber que eres el Uno creativo que crea cada experiencia. E incluso algunas veces te estrellas con el mundo y te preguntas: ¿Cómo puedo sentir la Luz en este momento, en esta circunstancia?
 
Y entonces tomas la profunda respiración, y llegas a un lugar de paz en tu interior que entonces abre una puerta a la remembranza de que eres mucho más que el cuerpo, mucho más que la personalidad, mucho más que todos los libros que has leído, incluso mucho más que lo que te dicen tus profesores.
 
Tus profesores son muy buenos porque te dan pistas. Te empujan. Te desnudan, algunas veces con psicología inversa. Son muy buenos profesores. Las experiencias que tú mismo te traes son muy buenas profesoras, aún cuando algunas veces esas experiencias puedan sentirse más aterradoras que la muerte misma. Pero las experiencias son profesoras para permitirte subir, ascender a un lugar de conocimiento de la Luz que eres.
 
Tú has conformado el cuerpo a partir de la energía que eres, de la Luz que eres; y tú has conformado el cuerpo con la más maravillosa pieza de equipo en su interior, la cual segrega un químico que cuando estás en el drama te pone muy excitado al respecto. Se llama adrenalina. Buscas el torrente de adrenalina porque te permite sentirte vivo. Te permite sentirte más energizado que en el mundano sentimiento usual de la vida diaria. Así que buscas el drama por su pura alegría, por el torrente de adrenalina. Es una buena manera para acceder más a la energía Crística que eres.
 
No te preocupes por el mañana. No te preocupes por lo que te vaya a decir el mundo. No te preocupes por lo que los colaboradores y los amigos, los familiares, vayan a pensar de ti. Su juicio es pasajero y fugaz y arbitrario, porque tal como has visto a lo largo de siglos de diferentes culturas, aquello que se ha considerado lo más bello y lo más deseable, cambia. Es arbitrario y temporal.
 
Elige tus pensamientos. Tú tienes control sobre tus pensamientos. Tú puedes elegir lo que admites en tu casa, tu mente. Tú puedes elegir si quedarte en lo que te han dicho, en lo que puede suceder mañana, en lo que tienes que tener listo para mañana, etc. Tú conoces todos esos sentimientos. Tú no tienes que vivir en lucha dentro de la mente.
 
Siempre, dondequiera que estés, donde quiera que vayas, tú eres la Luz. ¿Por qué cuando ves los retratos de mí, las pinturas de mí, usualmente hay una gran Luz en torno a mí? Es lo mismo alrededor de ti. Todos los 'iluminados' que han sido retratados en las pinturas tienen lo que se llama el halo de luz en torno a ellos. También está en torno a ti.
 
Permite que tu Luz brille. Mírate en el espejo y contempla la Luz que eres. Mírate como Yo te veo. Entérate de que tienes propósito. Sabe que siempre serás lo que eres, la Luz que vino a expresar y experimentar tu divinidad, Amada Semilla Estelar de Luz.
 
MADRE MARIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada