Translate

lunes, 7 de noviembre de 2016

MADRE MARIA, OCTUBRE DE 2016






                                        MADRE MARIA, OCTUBRE DE 2016




Soy María, Reina de los cielos y de la Tierra. Niños bien amados, vuelvo entre vosotros en mi humanidad, como ya lo hice hace más de dos meses. Permitidme en primer lugar de cubriros de Gracia y bendiciones, con mi Manto Azul.

… Silencio…

Hoy más que nunca, dondequiera que vuestras miradas se centren, que esto sea en vuestra vida, que esto sea en vuestro país o a escala de la tierra entera, si sabéis ver objetivamente, percibiréis efectivamente muy rápidamente que todo lo que se celebra en este momento sobre esta tierra, firma en cierto modo un gran cambio. Todo lo que han anunciado los profetas, por el bien amado Juan, por los que transcribieron mis apariciones, no deja ninguna duda sobre este cambio. Tal vez incluso lo vivís en vosotros, cuando vuestros últimos apegos, vuestras últimas ilusiones, vuestras últimas sombras, os aparecen tal vez más crudamente y de manera mucho más luminosa.

Todo lo que se celebra, y lo sabéis, debe de ningún modo inquietaros, porque todo lo que se celebra sólo son, en definitiva, las primicias y el anuncio de todo lo que los profetas, en algunos países del mundo anunciaron. Esto se celebra bajo vuestros ojos, en vuestra carne, en vuestra vida y en todos los sectores de vuestra vida. Respecto a todo esto, sois llevados – que lo percibáis o no de momento –, a giraros hacia vosotros mismos, a haceros la única pregunta que valga: «¿Por dónde voy?». No para evaluaros ni aún menos juzgaros, sino solo para ver claro a fin de adaptaros y de ajustaros a lo que está en curso ahora.

Como he tenido la oportunidad de explicaros hace unos meses, el conjunto de la Confederación Intergaláctica está alrededor de vuestra Tierra, de mi Tierra. Esperamos como vosotros la llegada de la señal celeste, a fin de que pueda lanzar mi Llamada. Muchos de entre vosotros, durante todos estos años, ya recibieron mi Llamada a título personal. Como ya sabéis, ni yo ni mi Hijo, ni la misma Fuente, pueden conocer la fecha precisa de este acontecimiento. Como podéis observar fácilmente a vuestro alrededor y en vosotros, de que todo en cierto modo, se precipita, se desvela, se revela. Hay una fase de depuración y de ajuste que es preciso para cada uno de vosotros, y que os debe llevar a ese momento tan particular. Creo además que este período ha sido llamado, hace unos días, el momento crucial y decisivo para la humanidad.

Recordad que cualquiera que sea lo que pase en vuestra vida, e incluso en este mundo, la Alegría no está en los placeres de este mundo, ni incluso en la satisfacción de vuestra persona, sino que la verdadera Alegría está en vuestro interior, y cualquiera que sea esta falta de Alegría, que a veces quizás podáis sentir, debéis de saber que ella siempre está allí. Vuestro corazón se abre de diferentes maneras, que esto sea por la conciencia directamente, por las vibraciones que mantuvimos, en particular mis hermanas Estrellas y los Ancianos. Todo esto, hoy, encuentra su espacio de resolución, que no es nada más que vuestra Ascensión, individual y colectiva, según vuestra asignación, también según mis últimas Gracias, en las Moradas de Eternidad.

Nadie conoce la fecha, no es porque no debamos comunicarla, sino simplemente porque el elemento sorpresa es algo fundamental, ciertamente no para vosotros, sino para todos los de entre nuestros hermanos y hermanas que todavía duermen, atados y anclados a su vida, a sus obligaciones, a sus responsabilidades, y que todavía están inmersos en la matriz, la que os encerró. Pero todo esto está cambiando. Pero este imprevisto debe quedar hasta el momento de mi Llamada para muchos, no por cualquier castigo, ni incluso por secretismo o mentira, sino simplemente porque el efecto sorpresa es un elemento mayor. Porque como lo sabéis, no hay nada a preparar, ni afuera ni adentro vuestro, solo hay a ser lo que sois, que utilicéis la oración o bien los contactos con la naturaleza u otros medios, poco importa.

Otros en cambio, de entre vosotros deben quedar, hasta los últimos límites, inscritos en la dualidad de la matriz, a fin de transformarse real y verdaderamente en el último momento, porque su corazón es puro, incluso si nunca lo sintieron, ni lo manifestaron. Si estáis informados, que sea por vuestras vibraciones, por todo lo que os dijimos, o lo que observáis a vuestro alrededor, entonces es que debía ser así.

Recordad que no podéis obligar a nadie, porque la Libertad, incluso si será real durante la Liberación colectiva, no tiene fundamentalmente el mismo sentido para cada uno; algunos necesitan, en cierto modo, dejar madurar su alma. Pero recordad también que cualquiera que sea vuestra asignación, todo el mundo pasará por la Puerta estrecha, por mi Llamada y por la segunda muerte que dará lugar a vuestro primer Renacimiento en el seno de la materia.

No tenéis pues porque inquietaros, sino más bien a ver todo lo que os da la vida a ver, en vosotros primero, en vuestro círculo alrededor vuestro, porque hay allí también, en los desafíos que os propone la Luz, unos elementos de resolución, elementos que os permiten comprender con vuestra cabeza, pero también con vuestro corazón, toda ilusión que pueda quedar todavía en algunas situaciones, en algunos hermanos y hermanas. Pero no debéis de presionarlos, sólo podéis simplemente ser Amor y conduciros según la ley del Amor, y no según la ley de acción-reacción. No hay mejor método que de poner siempre el Amor por delante, antes que vuestro interés personal, antes de vuestra ventaja personal, y hasta diría, antes de establecer una relación cualquiera que sea.

Entonces este momento es inminente, cada vez más inminente. Lo veis bien a vuestro alrededor: todo lo que estaba oculto, escondido a los ojos de la mayoría, se desvela cada día un poco más. Es la justa retribución de la Luz, es el alumbramiento de la misma Luz, sobre lo que todavía necesita alumbrar y destacar. Como os lo dijimos, más que nunca, pase lo que pase, todo está exactamente en el lugar adecuado, que sean las situaciones, el emplazamiento de vuestra conciencia o del mundo. No hay nada a prevenir, solo hay a quedarse tranquilo, a ser humilde, a ser dulce, y de continuar haciendo lo que la Vida os pide, en vuestras ocupaciones materiales, con el mismo humor que cuando estáis alineados con vosotros-mismos en el silencio de vuestro corazón.

No hay nada a que huir, no hay nada a evitar, y no hay sobre todo nada a comprender, solo hay a vivir lo que es propuesto. Cualesquiera que sean las apariencias de vuestra vida o de este mundo, la Luz ha ganado irremediablemente, y eso desde hace tiempo. El hecho de ganar no es un combate contra la sombra, sino el establecimiento de la Evidencia y de la Verdad respecto a la Luz y al Amor. Nosotros no podemos impedir, si puedo decir, las resistencias de los que se oponen a esta Alegría, lo más a menudo, lo sabéis, por miedo, por ignorancia, por avidez sobre todo, por necesidad de controlar, de esclavizar. No os ocupéis más de todo esto. Quedaos bien atentos a lo que se celebra en vuestra vida, hasta en los hechos más insignificantes y rutinarios. Es ahí donde tenéis más posibilidad de reencontraros.

Tenéis innumerables ayudas también, hablé de eso: los pueblos de la naturaleza, vuestras vibraciones, si las vivís, y vuestra misma conciencia que se pone, que lo quieran o no, en el puesto del observador, lo que es responsable, por supuesto, de vuestras diversas pérdidas de memoria. No, no estáis enfermos, no tenéis una enfermedad que está llegando, sino más bien una sanación definitiva de todas las ilusiones que todavía puedan quedar, todo lo que concierne a las creencias, a las adhesiones, por cualquier fin que sea a la matriz de los Arcontes. Todo estaba hecho para impediros elevaros, de encontrar el alma y el Espíritu en vosotros. Pero esto ha terminado. 

Cualesquiera que sean los obstáculos y resistencias que observáis en vosotros o en el mundo, no son nada respecto a la evidencia de lo que viene hacia vosotros. He venido simplemente a animaros a permanecer lo más posible, hagáis lo que hagáis, en vuestro corazón, en el puesto del observador, de aquel que no niega nada pero ve todo, sin juicios, sin falsas apariencias, sin partidismo, sin buscar la menor ventaja personal, porque es dando que recibís. Os invito a verificarlo en lo sucesivo de manera aún más nítida, si puedo decir, todavía más auténtica.

Muchos de entre vosotros comenzáis a tener sueños particulares, mostrando un cierto número de elementos por llegar, no obstante sin poner fechas o identificarlos en el tiempo. Lo sabéis, el tiempo está desapareciendo. Esta distorsión del tiempo habitual, la vivís también: o bien el tiempo se contrae, o bien se dilata, y eso varias veces al día; salís de esta linealidad del tiempo. Estáis cada vez menos sometidos a todas vuestras historias pasadas, incluso a vuestro propio cuerpo. Lo que no quiere decir que este no pueda manifestar anomalías, pero a menudo comprobáis por vosotros mismos de que esto no influye más, en cierto modo, a vuestra conciencia. Ésta se disocia, si puedo decir, de vuestros dolores, de vuestras miserias, respecto a vuestras vidas, de vuestros cuerpos o de la misma sociedad.

Así como lo veis hoy, deshonestidad, la materialidad, siempre está vinculada a una trampa fantástica de este mundo encerrado que os hizo creer – quizás no a vosotros aquí, o que me leéis, pero de manera general – de que el dinero podía comprar todo; no es así. Todo esto ha sido construido artificialmente imponiéndoos, en el mismo seno del confinamiento, una esclavitud de los cuerpos, de las almas y la ausencia de aparición del Espíritu. Hoy, todo eso está estallando en pedazos. Cada día que os acerca al Acontecimiento, será cada vez más importante a nivel de las revelaciones de vosotros mismos y del mundo, sobre la marcha del mismo mundo, debería decir. No es para castigar a quien quiera, sino para mostraros, por la Inteligencia de la misma Luz, que no puede haber ninguna salida de emergencia, o salida hacia la continuidad de un mundo material. 

Concibo plenamente que para muchos todavía entre vosotros sea difícil de aceptar – no os pido de creer, sino simplemente de aceptar –, el proceso que se celebra bajo vuestros ojos. Pero en cuanto soltáis, en el instante en que estáis conformes, en el instante en que os volcáis hacia vuestro corazón y en nada más, todo el resto desaparece. Lo veis a través de vuestra memoria, vuestras costumbres, sino también incluso de algunos de vuestros comportamientos que cambian del todo. Incluso sin sentir ni las energías ni la vibración, comenzáis a percibir la realidad del Amor; incluso si no siempre lo podéis explicar con palabras, si estáis atentos, sólo podéis comprobar los cambios que están en curso. Incluso para aquel de entre vosotros que estaría inscrito en la rutina y que sobre todo no quiere ser alterado en esta rutina, los cambios también se manifiestan.

Ved los dos extremos que se celebran incluso simplemente a vuestro alrededor: hay hermanos y hermanas que descubren el Amor, hay hermanos y hermanas que literalmente no tienen más consciencia de ellos mismos y vuelven en alguna parte a ser una forma de animal o de animalidad, en el sentido más terrible. En efecto, la conciencia del ego y hasta la conciencia del Sí, parecen a veces faltar. La educación, la moral, la empatía, el carisma, parecen alejarse de estos hermanos y hermanas. Esto no quiere decir que sean, en vuestra terminología, negros u opuestos a la Luz, sino simplemente que el cambio que está en curso pide, para muchos, unos ajustes a veces violentos y a veces difíciles de vivir.

Para otros en cambio, los que ya soltaron todo lo que concierne a las ilusiones de la matriz, continuando llevando allí vuestra vida, sienten mucha más ligereza, mucho más amor. Todo lo que se celebra respecto a vuestros cuerpos, la sociedad, vuestro medio ambiente, está directamente bajo la influencia real y concreta de la Inteligencia de la Luz. Lo que os quiere redimir a vuestra libertad, cualquiera que sea esta libertad, evocada, pensada o esperada en vosotros.

En este período, es indispensable para cada uno de vosotros tener unos momentos de recogimiento o de silencio, donde en cierto modo suspenden las interacciones con el entorno, no para huir – sólo pido esto durante algunos minutos, algunas horas al día para los que tienen tiempo libre – para reencontraros, no una vez más, para juzgaros o culparos, sino simplemente para estar con vosotros mismos, en este Cara a Cara llamado último, individual, y de ajustaros bien a lo que sois en eternidad. Recordad que no es un esfuerzo, no es difícil, sólo hay que encontrar la ocasión, el momento, y la aceptación de lo que se vive. Entonces todo se hará luz, nada podrá ser escondido, incluso en lo que se os escapa en este mismo momento.

Volver a ser como un niño no es una palabra vana, no os voy recordar todo lo que os pudo decir mi hermana Teresa, respecto a la Vía de la Infancia y de la Inocencia. No voy tampoco remitiros a las palabras de mi Hijo, han sido repetidas innumerables veces. Retened también esta noción de espontaneidad: cuanto más sois espontáneos, menos reflexión hay, más hay posibilidad de que sigáis la ley de la Gracia. Por supuesto, es de otro modo de esta forma de espontaneidad para los que están opuestos a la Luz donde ahí, el lado animal propiamente hablando puede resaltar, con las iras, las violencias, las conductas aberrantes si puedo decir.

Pero allí también, cada cosa está en su sitio. Todo es puesto en orden, si puedo decir, para que estéis en las condiciones más adecuadas para vivir mi Llamada colectiva –, y de vivir lo que seguirá después. Esto ahora puede llegar en cualquier momento, de un día a otro, dentro de unas horas, de unas semanas o de un mes.

Esto no os debe desviar de vuestras responsabilidades y de lo que debe cambiar en vuestro interior, y que lo más a menudo no necesita de cambio exterior. Los tiempos no están más para eso, son simplemente para aceptar totalmente aquello en lo que vosotros mismos os ubicasteis, en cualquier situación y en cualquier círculo de vuestra vida que sea.

Si la Luz os penetra, que sea por las Coronas radiantes – que las percibáis o no –, que sea directamente por vuestra conciencia, el trabajo de superposición de lo efímero y del Eterno se hace de manera natural. Eso no os necesita, simplemente hay la necesidad de dejar ser lo que deba ser, y de seguir las líneas de evidencia, las líneas de menor dificultad, la que os propone la Vida, porque siempre tendréis la opción – de rehusar, de actuar por vosotros mismos o de confiar en la Vida, en la Luz, en el Amor, más que en vuestra persona, en vuestra memoria, en vuestras experiencias pasadas. Es por allí mismo como os demostráis a vosotros mismos y al mundo que estáis centrados, si puedo decir, o alineados en el Corazón del Corazón.

Es el momento también de los últimos perdones: perdonad al mundo, perdonad a vuestro peor enemigo, perdonad a los Arcontes y amadlos. No hay mejor modo de sanarlos. Lo mismo sucede para todos los hermanos y hermanas que se reencuentran en la violencia, en las resistencias, en la confusión, amadlos del mismo modo. Amar no quiere decir pronunciar bonitas palabras ni abrazarlos, es rezar a cada minuto por todos estos seres, en el silencio de vuestro corazón. Porque ellos son los que más necesitan del Amor que sois. Son los que a priori van por caminos equivocados, en la cólera, en la negativa, que más necesitan de reconocerse como seres eternos.

Por otra parte lo comprobáis tal vez, las palabras ya no pueden convencer. Podéis hacer además cada vez más confusas y no expresar realmente lo que deseabais expresar, la confusión de las palabras también. Del mismo modo, antes incluso de mi Llamada, el canto del alma y el Espíritu en vuestros oídos es ahora aumentado por el sonido de Nibiru que se acerca, así como del sonido de la Tierra, incluso si éste no es audible en todas partes sobre la Tierra, sin embargo lo escucháis. Todo lo que suena a vuestros oídos, todo lo que suena a vuestro corazón, a vuestra conciencia, está allí para encaminaros, para estimularos, para mostraros en lo que es la verdadera Vida.

Como esto había sido dicho por el Comendador, había enunciado un cierto número de períodos propicios a esta Llamada; el período del invierno, el momento en que la energía y la conciencia se interiorizan (en todo caso en vuestro hemisferio norte) es un elemento importante para permitiros volver a vuestra casa. Estáis menos atraídos por el hecho de estar afuera, por el hecho de divertiros, sino más bien, permaneciendo ligeros, serenos, de entender la gravedad de lo que pasa, que no es un juicio, sino que es una liberación. Es en este período que tenéis más posibilidad – si esto no os ha llegado – de encontraros vosotros mismos, de ir más allá de las apariencias, más allá de todo rastro de ego, de toda espiritualidad incluso, a la fuente de vuestro Espíritu, en el Espíritu Santo, en el Espíritu del Sol, y de vivir también a la vez el Fuego vibral y el Fuego Ígneo, sin esfuerzo.

Retened también tal vez las palabras que han sido pronunciadas, a veces con vehemencia, por el que se nombró Bidi: «Vuestro Reino no es de este mundo, no sois este cuerpo». Aceptad ya esto, cualesquiera que sean los apegos que todavía presentan vuestros cuerpos, a vuestras vidas, a vuestra identidad, pero aceptad – incluso sin vivirlo – que sois mucho más que todo esto, y lo veréis, lo viviréis, a veces de manera sorprendente, de modo totalmente inesperado, fuera de todo estado de alineación, de oración o de corazón, porque así son las últimas Gracias de la Luz, antes de que intervenga mi última Gracia.

Algunos de entre vosotros, todavía, se sienten en alguna parte desilusionados, es decir con esperanzas decepcionadas, esperas. Esto también forma parte de vuestro camino: aprender la paciencia, tener la humildad de recuperarse a otra cosa que lo que cae bajo vuestros ojos o bajo vuestros sentidos, incluso si no lo conocéis.

La naturaleza misma, y ya lo dijimos, cambia. Este cambio no es un cambio simple, es realmente un cambio de estado dimensional, un cambio de mundo. La Tierra también, lo sabéis – es liberada antes que vosotros –, espera este momento también con vosotros, a fin de reencontrarse, ella también, en su dimensión de Eternidad.

Cada día que va a pasar ahora, desde este Día de todos los Santos, os va demostrar la realidad de lo que todavía en vosotros podía ser sopesado, a veces ignorado o a veces temido: lo que Sois.

Y lo que sois todavía os puede dar miedo, porque es tan vasto, tan grande, no puede cuadrar con todo lo que las religiones cualesquiera que sean os inculcaron. Y hasta vuestras experiencias más amplias vividas a nivel de este cuerpo son sólo el pálido reflejo de lo que sois. Entonces por supuesto hay el miedo a lo desconocido que puede todavía existir en vosotros, pero cada día éste se alejará de vosotros desde el momento en que existe un mínimo de confianza en la acción de la Luz y en la acción de la Vida.

… Silencio…

Hasta los acontecimientos los más opuestos a la Luz sólo sirven a la Luz. Una vez más, cualesquiera que sean los acontecimientos, en vuestro cuerpo o sobre el mundo, retened que detrás de estos acontecimientos hay lo que Sois. Y todo lo que sucede, dondequiera que sea, sólo está allí para permitir probaros en la Libertad, y realmente mostraros vuestra elección, vuestra posición – y vuestra eternidad –, al mismo tiempo. Es en este sentido que la Espontaneidad, la Humildad, la Sencillez se hagan mayores en este período.

… Silencio…

Todos los profetas de todo tiempo os anunciaron este preciso momento, en diferentes idiomas, en diferentes culturas incluso, bien más allá de los profetas de la cristiandad, si puedo decir. No hay azar porque ya en aquella época, bien antes de la época que vivís – que esto sea cuando estábamos encarnados, o que sea hace cien años, poco importa – la descripción, incluso si las palabras son diferentes, sólo traducen el mismo cambio. Este cambio, lo sabéis, no es un cambio lineal, cualesquiera que sean las primicias y su aumento, este cambio será extremadamente rápido y breve. Os dimos ampliamente las circunstancias de lo que debe pasar durante el fenómeno de la estasis, así cada uno, que lo acepte o no, está preparado para vivir este momento.

Recordad que más allá de la estasis, está la Resurrección. Es decir que en este período, cuando las señales se harán visibles en el cielo, no estaréis más atados a vuestro cuerpo, estaréis en eternidad, tendréis – como los hermanos y hermanas que fallecieron hace algún tiempo, dondequiera sobre esta tierra – acceso a la visión panorámica, no de esta vida sino de las demás vidas, no por cualquier reglamento de karma o de faltas, sino compararéis esto con lo que sois en Eternidad. Y allí, no habrá ninguna duda ni alguna pregunta, sabréis que sois la Eternidad y que todo lo que sucede en este mundo no representa estrictamente nada respecto a los que Sois.

Es en este sentido que la Vía de la Infancia es indispensable porque no hay, a este nivel, de comprensión, no hay cadena lógica, no hay acción reacción, hay dos mundos que fueron separados, divididos, y hasta opuestos. Es eso que vais a ver. Y en cuanto a vuestra resurrección, será otorgada por la travesía de la Luz, y que os reencontrará al otro lado de la Luz, podréis entonces regresar y tendréis entonces, cualesquiera que sean las circunstancias de lo que tendréis a vivir después, un lapso de tiempo, si es útil, para eliminar lo que deba ser eliminado de vosotros.

Una vez más, lo repito, ningún hermano ni hermana humano de la tierra, que haya servido a quien sea hasta el presente, podrá escapar a ese momento. Vosotros, aquí y en otras partes, sois numerosos a haber vivido los procesos vibratorios y de conciencia, pero hay también todos nuestros hermanos y hermanas, que cualesquiera que sean sus creencias y cualquiera que sea su bondad y su benevolencia, no tuvieron la posibilidad de ver que no eran ni este cuerpo, ni esta vida, ni ninguna otra vida tomada sobre este mundo. Reencontrareis vuestro verdadero Reino, aquel donde todo es perfecto, donde todo está en orden. Y tomareis, en esta reconexión, lo que es necesario como energía, como conciencia, como vibración, para luego vivir lo que está por vivir para vosotros.

… Silencio…


Además, a medida que vayáis a ser obligados a soltar las creencias y las ilusiones de este mundo, comprobaréis fácilmente que la Alegría se manifiesta en estos momentos. Cuando vuestro estado presente no depende de una memoria, de una experiencia, de una costumbre, sino cuando vivís el instante presente, liberados de toda influencia del pasado y sobre todo de toda anticipación de un futuro cualquiera que sea, os reencontráis. Incluso si no sois conscientes de ello, la Alegría, ella, y la Ligereza están aquí, y es eso lo que es importante.

La Luz, en cierto modo, y la influencia cada vez más visible de Nibiru o Hercobulus, se hace cada vez más urgente en vosotros. La llamada de la Luz, como ha sido explicado, puede tomar en cualquier momento. Estas llamadas son realmente unos requerimientos de la Luz, y sufren cada vez menos de un plazo para adaptarse.

El Espíritu sopla donde y cuando quiere, os pertenece estar en acuerdo con eso, y en cuanto estáis conforme, cualquiera que sea la dureza de vuestra vida, entonces estaréis en la dulzura, la dulzura de aquel que reencuentra su inocencia, su infancia, que no está más afectado por cualquiera deseo que sea, por cualquiera proyección que sea o por una experiencia pasada desgraciada.

… Silencio…

Es de esta vigilancia de la que os hablo: de estar lúcidos, atentos, no para orientar las cosas, sino más bien para acogerlas y verlas. Como dije, ver permite perdonar, ver permite borrar lo que todavía puede obstruir vuestra visión y vuestro corazón.

… Silencio…

Todo lo que se celebra, sin excepción alguna, es el fruto de la interacción de la Luz con la matriz de este mundo. Vuestras vestiduras de Luz, vuestros cuerpos sutiles, vuestro cuerpo de Êtreté, se vuelven cada vez más perceptibles. De la misma manera que comprobáis que es cada vez más fácil, cualquiera que sea la velocidad a la cual descubrís esto, de entrar en contacto con lo que era invisible, no a título de curiosidad, no por gusto de experiencias, sino porque esto es vital para vosotros de reencontrar lo que sois y de tener la fe, si puedo decir, de aquel que ha visto, y no de aquel que cree.

Muchas experiencias son todavía a llevar respecto tanto a la conciencia como a vuestras vibraciones, que las circunstancias de vuestra vida. No os tenéis que inquietar por eso, ni a interesaros, vividlas y sobre todo vivid los efectos sobre vuestra conciencia. Practicando así vuestra vida, veréis que la Vida os conduce ineluctablemente a la Verdad, la que buscasteis y la que tal vez no encontrasteis. Todo está allí, en este proceso de Crucifixión, de Resurrección – que es común – en este aspecto crucial donde estáis en el cruce de caminos, donde no hay nada a juzgar, ni a condenar, incluso al peor de los asesinos, hay a perdonar y a amar.

La justicia de los hombres no es la justicia divina, ni mucho menos: ella no obedece ni a códigos ni a leyes, obedece únicamente al Amor. ¿Es lo mismo para vosotros? ¿También es así para vuestro modo de tratar, de hablar, de ver, de amar? ¿Sentís la ligereza o la gravedad, cualquiera que sea el estado de vuestro cuerpo, de vuestra vida, de vuestras finanzas, de vuestros amores? ¿Dónde entonces os sentís todavía pesados? No os juzguéis, ved en esta pesadez, a veces, una oportunidad inesperada de entrar aún más en vosotros, y en los que sois.

… Silencio…

El mecanismo de la Ascensión colectiva, como se ha dicho, está activo. La preparación ha terminado. Las últimas Puertas incluso se activan en este mismo momento, las últimas revelaciones se hacen también, a nivel de vuestras vivencias como a nivel del mundo. Lo que debe nacer en vosotros, sin buscarlo, es la certeza de lo que sois. Las diferentes vivencias de vuestras vidas, de vuestro ser interior, sólo están allí para ello, y favorecen una vez más esta acción, incluso si a primera vista y apariencia, esto pueda parecer ser a veces exactamente lo contrario para vuestra lógica, para vuestra razón, para vuestro mental. En el Amor, lo sabéis, no hay lógica en el sentido que lo entendéis. No hay necesidad de moral, ni de reglas ni de leyes, hay una Libertad total.

Entonces, de manera estruendosa o por pequeños toques, es lo que os es dado a vivir y lo que os será dado a vivir, y de manera cada vez más recurrente y más intensa, hasta mi Llamada. Las Gracias son innumerables. Incluso si sois tentados a veces de ver allí todavía culpas o errores, no hay nada de eso. La ley de acción de Gracia, la ley del estado de Gracia, es un Amor que devora, un Fuego devorador que no deja lugar a ningún compromiso ni alguna mentira, incluso el más pequeño. Así descubrís, progresivamente o brutalmente, que sólo podéis ser auténticos, que no podéis hacer más trampas o engañar a nadie.

Así como lo comprobáis también en vuestras vidas, a veces algunas personas se alejan espontáneamente y otras llegan hasta vosotros, también espontáneamente. Es la Inteligencia de la Luz que está en marcha también. Entonces acoged todo lo que la Vida os presenta, acoged todo lo que pueda producirse. Si estáis en esta oración, entonces esto irá muy rápidamente. Si queréis mantener el control de vuestra vida, vuestro poder personal o ejercido sobre quienquiera, estáis frente a desengaños cada vez más serios si puedo decir, pero que no son el hecho de la Luz, sino de vuestra acción, vosotros mismos. Allí también, no se trata de condena, sino más bien de un reajuste de lo que sois.

… Silencio…

Muchos de vosotros también, mis hermanos y hemanas, sentís este Fuego de diferentes maneras. Que esto sea localizado en vuestro corazón, en vuestra cabeza, en vuestras manos, en vuestros pies o en otras partes, es el mismo proceso que se celebra, empezando en un punto o en otro, pero cuya finalidad es siempre la misma: encender, si puedo decir, lo que ha sido llamado la Merkabah interdimensional. El vehículo ascensional está sobre la rampa de lanzamiento, si puedo decir. Todo ha sido verificado – por la Inteligencia de la Luz y no por vosotros. La Luz que espera, si aún no está hecho, sólo vuestro “sí” incondicional al Amor. El Amor debe de estar por delante. Debe borrar literalmente a vuestra persona, vuestras costumbres, vuestras palabras, vuestras ideas, vuestros comportamientos, todo esto para dejaros libres, según lo que sois y según lo que vivís y pensáis de eso hasta ahora.

… Silencio…
El Silencio también es un elemento importante. Encontrar unos momentos de silencio de las palabras, como dije, pero también de silencio de todo signo exterior, de retiro si preferís, os permite, de manera mucho más evidente que antes de recargaros y de reencontraros, de recuperar un poco de energía para hacer lo que tengáis que hacer, y de reforzar la vivencia incluso de la Libertad. Entonces por supuesto esta Libertad interior todavía no está de acuerdo con lo que os pide otro hermano u otra hermana, o incluso la sociedad misma, llevándoos a veces a hacer malabarismos entre el Eterno y lo efímero. Pero cada día que pasa no os permitirá más hacer malabarismos del mismo modo, sino más bien de estableceros en la Luz o en la resistencia. A vosotros de ver, a vosotros de vivirlo.

… Silencio…

Así el Silencio, el silencio de las palabras, el silencio de las miradas, el silencio de las ideas, os llevará cada vez más rápidamente al Corazón del Corazón, a vosotros mismos, despojados de todos los artificios, de todas las memorias y de todas las esperas. Entonces no os pongáis en una situación de espera, estad plenamente presentes. Estando plenamente presentes, no hay nada que esperar. El Acontecimiento ocurrirá en el momento oportuno para el conjunto de la humanidad. Os lo dije, todos los signos están allí, es inútil en lo sucesivo de buscar otros, salvo si eso forma parte de vuestra curiosidad. Pero no intentéis a través de esto definir una fecha cualquiera que sea. No os pongáis en espera, vivid plenamente el instante presente, tal vez más que antes incluso, hasta si es seductor, efectivamente, como lo decía el Comendador, de tener la certeza de lo que se celebra en este mundo.

Pero ahora, la certeza debe también ser interior y no depender de las circunstancias exteriores, porque esta vía de comunicación con vosotros mismos es perfectamente permeable ahora, también la capacidad de ser el observador de vosotros mismos, incluso sin voluntad alguna, de desaparecer a vosotros-mismos, cualquiera que sea la manera. Pero en todo caso hoy, la evidencia debe desplazarse en vosotros mismos porque tan pronto que de una manera u otra, esta evidencia interior es vivida, entonces os volvéis efectivamente ligeros, despreocupados, no porque las preocupaciones desaparecieron, sino porque es vuestra naturaleza, dándoos también y transmitiéndoos la energía necesaria para hacer lo que está por hacer, que esto sea con vuestros niños, con vuestros padres o vuestro oficio.

Este estado interior, este estado de Amor, va a tomar cada vez más espacio, y cada vez más tiempo, a medida que los días y horas pasen ahora. Tomad esta oportunidad. Servíos de la Luz no para exigir o pedir lo que sea, sino para volveros totalmente a esta Luz que sois. Y para eso, no hay petición ya que esto, como sabéis, ya está adquirido, siempre estuvo allí, incluso si no lo veis necesariamente, o bien brevemente.

Pero incluso esto va a cambiar, y ya cambia. Pero la intensidad del cambio será tal que os cruzareis en la calle, alrededor vuestro, en vuestro trabajo, a hermanos y hermanas que hasta ahora eran opuestos a esta noción de Acontecimiento, y cuya mirada va a cambiar. Acogedlos. Acogedlos sin necesitad de justificar lo que sea porque si ellos llegan con la sonrisa más que con la ira, es porque ellos ya vivieron en el interior algo que es del orden de las primicias, allí también, del Acontecimiento.

En vuestra vida ordinaria, si puedo decir, buscad sobre todo lo que pueda facilitar, pacificar, permitiendo resolver los conflictos cualesquiera que sean sin necesitar de reivindicar una ascendencia cualquiera en este conflicto, ni alguna razón, ni alguna culpa incluso, sino simplemente permitiendo a ambos, o como a sí mismos frente a una situación, de ser liberados de ésta. Por supuesto es un mecanismo de funcionamiento, incluso si hemos hablado largamente unos y otros, que no es aún automático para la mayoría de vosotros.

Es en ese sentido que había que estar atentos, como lo decía, a lo que se celebra en vosotros. La Vida os lo mostrará. Lo que todavía os podía parecer normal en vuestra persona se hará de la noche a la mañana caduco, si puedo decir obsoleto, y no necesitará más de estar presente, y esto se evacuará solo de vosotros. Esto concierne también lo que se podría llamar el pecado de gula y los pequeños pecados – estoy irónica, por supuesto – pero incluso estos pequeños defectos desaparecen de si-mismos. Mirad bien cual era vuestro comportamiento ayer y cual es hoy, y como será mañana cuando mañana habrá llegado. Sed objetivos. Si estáis despojados de toda voluntad de acceder a algo, si vuestros recuerdos se borran, cualesquiera que sean, entonces estáis preparados para vivir el instante presente, y listos para vivir las revelaciones que os conciernen, como al mundo.

… Silencio…


Después del Silencio, e incluso antes del Amor, está esta noción fundamental de benevolencia. Ser benévolo, es sonreír al hijo en la calle, que nunca habéis visto, es sonreír al desconocido que os encontráis por la calle, no para seducirle, no para que viva lo que vivís, sino simplemente para estar presente en el instante. Vais a estar incluso sorprendidos porque los que hasta ahora se oponían a la Luz, podían volverse a veces muy virulentos hacia vuestras palabras, hacia vuestras conductas, con vuestras aserciones. Esto está cambiando por completo. Porque por supuesto, incluso vuestros hermanos y hermanas que todavía están en la negación, comienzan a preguntarse seriamente, que sea acerca de la sociedad, acerca de la continuidad del mundo, acerca de las religiones, acerca de su trabajo mismo, acerca de sus amores. Es ahí donde os volvéis importantes, si puedo decirlo así, porque vuestra benevolencia, más allá de toda explicación o justificación, va a situaros en la relación de corazón a corazón, tal y como lo hacéis espontáneamente y naturalmente con los pueblos de la naturaleza o con algunos de nosotros, o entre vosotros.

Todos los desafíos que vuestra vida os propone y que la Inteligencia de la Luz revela, deben resolverse de manera cada vez más simple, sin intervención de la razón, sin intervención de las emociones, de las reacciones, y verdaderamente veréis obrar la acción de Gracia. Si sois benévolos, si estáis a la escucha, si acogéis, entonces es suficiente. No hay nada a justificar, no hay ninguna palabra que pronunciar, sólo ser. Y el conjunto de las circunstancias de vuestras vidas os llevan a esto – que lo veáis ya o no, no hace en definitiva ninguna diferencia.

…Silencio…

Pensamos, mis hermanas y yo, así como los Ancianos, y al igual que los Arcángeles y el resto de la Confederación Intergaláctica, que todo lo que podía haberse hecho, de nuestro lado como del vuestro, se ha hecho. Todo se ha cumplido, y de hecho se dijo: todo se ha cumplido ahora. Sólo hay a dejar el guión escrito con anterioridad por los profetas, realizarse en totalidad.

…Silencio…

Tened en mente que los que querrán salvar su vida, la perderán. En definitiva, no es tan importante porque al final de las tribulaciones, el conjunto de las conciencias están liberadas. Pero los caminos que quedan por recorrer en este mundo, están más o menos pavimentados de buenas intenciones, y más vale avanzar impregnado del perfume de la rosa que de andar sobre sus espinas.

…Silencio…

En esta benevolencia, dejad que hable la espontaneidad, no la de la reacción de ciertas emociones sino las que se expresan espontáneamente de vuestro corazón, que viváis la Corona radiante o no. Si estáis alertos a esto, si ponéis el Amor delante, sea cual sea la persona, sea cual sea la relación, entonces constataréis fácilmente que todo lo que hasta ahora podía oponerse, contrariaros o estar aparentemente opuesto a la Luz, que sea un hermano, una hermana, una circunstancia, o una ocasión, se encuentra también en la misma acogida, en la misma interrogación tal vez, haciendo que nazca directamente este principio de Abandono a la Luz que tanto apreciaba el Arcángel Anaël.

De todos modos, hay que aceptar lo evidente: después de mi Llamada, no podréis tener vuestro cuerpo, durante la estasis, no controlaréis ningún elemento, sólo podréis seguir lo que la Luz os dicta, porque es lo que sois. Que lo aceptéis o no, no cambia nada a este hecho y a lo que ahora acontece.

…Silencio…

La Luz regresa a la Luz. La Luz ha penetrado la materia, fue dicho desde hace numerosos meses, está omnipresente. La Confederación Intergaláctica, como he dicho, está presente ahora constantemente, ya no alrededor del Sol sino que muy próxima a vosotros. Algunos de vosotros de hecho nos percibís, en los sueños, durante vuestras noches, en forma de flash, de diferentes maneras.

…Silencio…

No estéis chocados por ciertas formas, porque sé pertinentemente que cuando estamos encarnados en este mundo, la forma tiene un impacto muy importante, ciertamente: la fisionomía, el aspecto de una mirada. Imaginad la forma de algo no humano, apareciendo en vuestros sueños o de manera física ante vosotros. Acostumbraos a ello según las experiencias que os son propuestas por la Luz, porque en cuanto dejáis el corazón hablar, no hay ninguna antipatía, sea cual sea la fisionomía. Os demostrará también que vais más allá de las apariencias, más allá de la presentación y más allá de la forma. Querrá decir que percibís el Espíritu, el alma, la conciencia, detrás de toda forma y de toda apariencia.

Vuestros hijos ya no serán solamente vuestros hijos sino unos seres de pura Luz. Vuestros padres, incluso los más tiránicos, ya no serán vistos como tiranos sino verdaderamente como seres de Luz en sufrimiento en este plano. Y de hecho la verdad está ahí, porque el que hace sufrir, el que fuerza al otro, simplemente ha olvidado lo que era. Es en este sentido que se os dijo a menudo de no juzgar. En la medida con la cual juzgáis, os juzgaréis a vosotros mismos. Durante este período, se volverá cada vez más flagrante. Si por inadvertencia seguís con vuestras costumbres anteriores de juicio o de control, efectivamente que os será devuelto en plena cara, con el fin de abrir vuestro corazón. Es la Inteligencia de la Luz que se encarga de esto. Retened que ya sois perfectos de toda eternidad, no en el seno de la persona, efímera y fugaz, sino en lo que sois. A ese nivel, no hay nada que perfeccionar, nada que mejorar y nada que cambiar, sólo dejarse descubrir, sólo dejar los velos de la apariencia, de la carne, desaparecer.

Entonces si lo hacéis, aunque nunca habéis vivido la Morada de Paz Suprema, o incluso el Sí, ocurrirá en el momento en que hayáis activado, si puedo decirlo así, este principio del Corazón. Y además, todo esto será cada vez más inmediato, será cada vez menos latencia: la comunicación, la relación, se establecerá inmediatamente del mismo modo al nivel del corazón, más allá de toda palabra, más allá de toda amistad o de toda enemistad.

Demos las gracias a la Vida. Celebrar, a la luz del sol, un alimento que vais a comer, un encuentro que vais a realizar, se volverá natural, no será, ahí tampoco, un esfuerzo. Y no es dentro de unos años, es desde hoy y de hecho ya ha comenzado para muchos de vosotros desde hace muchos meses, incluso años. Pero es la intensidad del proceso y la generalización de este principio de Amor que os va a aparecer. Algunos hermanos y algunas hermanas se arriesgan a descubrir con pavor unos errores cometidos por el desconocimiento de este principio de Amor. Ahí también, si tenéis la oportunidad de entrar en relación con estos hermanos y estas hermanas, no hay ni juicio ni ayuda que aportar con las palabras, sólo ser Amor y resonar del uno al otro por los procesos que habéis tal vez vivido ya hace muchos años, la comunión de la conciencia, la fusión y la disolución de la conciencia.

Diría que todo está abierto de par en par. Traduce realmente la modificación de vuestro propio corazón que de hecho, puede manifestarse de modo más sensible en estos momentos, que sea con la impresión de compresiones a nivel del pecho o al contrario por unos agujeros negros en el pecho, incluso unas palpitaciones, todo esto sólo traduce los reajustes de vuestro órgano cardíaco con la verdad del Amor y el principio del Amor.

Algunos de vosotros que vivís las vibraciones y las energías, vais a daros cuenta que la Corona de la cabeza, por ejemplo, se vuelve sensible al nivel de los diferentes trazados que fueron explicados al final de las Bodas Celestiales. Los circuitos energéticos y vibrales de vuestro cuerpo empiezan a manifestarse de manera más sensible, que sea sobre las Puertas de abajo o las Puertas de arriba. La Onda de Vida por otra parte, y esto os fue comunicado, ha modificado muchas cosas. De hecho se ha convertido en otra cosa que la Onda de Vida del año 2012. Todos estos cambios, fuesen muy visibles o muy sutiles, concurren sin excepción alguna a las primicias del Evento.

Id por vuestro camino, id por vuestra vida, os pida lo que os pida, con benevolencia hacia vosotros mismos, hacia cada uno, hacia las circunstancias de la sociedad. El Amor no es una lucha, el Amor es una evidencia. Entonces demostraos a vosotros mismos esta evidencia. Os hace falta – y estáis ayudados por la desaparición de vuestras memorias – os hace falta en cierto modo, olvidar los mecanismos de defensa, de reacción, que habéis conocido a lo largo de vuestra vida y que son habituales en este mundo, aunque vuestra Corona radiante esté activa, aunque seáis unos liberados vivientes. No porque haya algo que mejorar o cambiar, sino para daros cuenta con todavía más certeza, de lo que es la Luz y de lo que es la verdadera Vida. Es así como lo que es efímero va a disolverse, o bien durante los tres días, o bien durante uno de los días de los 132 días, o bien al final del asa planeta final.

Vivís efectivamente una época única y extraordinaria porque como os fue estipulado desde 2009, no habrá nunca más un encierro para vosotros, en este mundo como en cualquier mundo. Así que vedlo, vividlo, experimentadlo en cada circunstancia, con cada relación, con cada miembro de vuestra familia, entre cada hermano y hermana pero también con todos los hermanos y las hermanas que todavía son unos chicos malos, o que todavía están bajo la influencia de la matriz. Ellos necesitan más ayuda que vosotros. Entonces, apaciguad, apaciguadlos, no con palabras como lo hacíais antes, sino simplemente rezando en vuestro corazón. Poniéndolos en vuestro corazón, realmente y concretamente, descubriréis que ya están ahí y que nunca dejaron de estar ahí; incluso el más odiado de vuestros enemigos está en vosotros. Esto también, hay que verlo para creerlo, si puedo decirlo así, hay que vivirlo para darse cuenta de la verdad de esta aserción.

Y ¿cómo queréis vivirlo si no queréis a vuestro peor enemigo? ¿Cómo queréis vivirlo si no perdonáis al que os hizo daño? Porque nunca sabéis, más allá de las apariencias y de las situaciones, incluso en el seno de las leyes de este mundo, de lo que ha existido antes, en otras épocas, en otras vidas que, os recuerdo, es parte del encierro. No os pido ver estas vidas, no os pido explicar lo que pasó, sino de trascender todo poniendo el Amor delante, y poniendo también el Amor en vosotros, y poniendo al otro, sea quien sea, también en vosotros – y veréis que ya está ahí.

Basta simplemente con cambiar vuestra mirada. Es esto lo que os propone la Luz. Es también esto lo que fue nombrado el observador, pero mucho más que esto, es también el descubrimiento, tal vez para muchos de vosotros, de los potenciales infinitos de la conciencia. Aunque no seáis conscientes, si puedo decirlo así, de que la conciencia no es la meta, da lo mismo, porque teniendo esta visión panorámica, viviéndola en vosotros, acabaréis por distinguir que no sois este cuerpo, ni esta vida, ni esta historia, ni siquiera este mundo.

Es esto lo que tenía que deciros hoy, tal y como mi corazón quería decirlo en su humanidad. Por supuesto, si es preciso contestar a unas preguntas, lo haré ahora con gran placer para los que estáis aquí. Si hace falta– con relación a lo que acabo de decir, y solamente con relación a ello, no me refiero a vuestra problemática personal sino más bien a unos mecanismos generales –, así que si necesitáis de preguntar, es ahora que tenéis que hacerlo antes de mi Llamada porque es un momento de intimidad que os propongo, en nuestra humanidad común, muy lejos de todas las enseñanzas y las vibraciones que habéis vivido, para estar lo más cerca posible a vosotros, en este acompañamiento como Madre del universo y de esta tierra.

Pregunta: ¿puede ampliar acerca del interés de que haya algún efecto de sorpresa para algunos humanos?

El Choque de la humanidad, tal y como fue explicado por Sri Aurobindo con sus cinco etapas, no necesariamente tiene porque acontecer como lo fue para vosotros a lo largo de todos estos años. Entre los hermanos y las hermanas que todavía duermen, habrá una superposición total de estas cinco etapas. Siempre se ha dicho que los primeros serían los últimos, y que los últimos serían los primeros, esto corresponde a una realidad. Este elemento de sorpresa es fundamental para estos hermanos y estas hermanas dormidos, para que su despertar se haga de manera amplia y de manera total en un instante, porque estos seres, vuestros hermanos, vuestras hermanas, mis hijos, quizás no tenían las capacidades que habéis tenido muchos de vosotros, de vivir las vibraciones, de vivir un camino llamado espiritual. Ellos necesitaban trabajar en la materia porque su alma lo había decidido así, y no habríamos respetado su libertad, si no los hubiésemos dejado caminar a su ritmo.

Cuando el elemento de sorpresa se produce, cuando no hay esta linealidad que habéis vivido para muchos de vosotros desde hace tantos años, hay un elemento esencial, es justamente la rapidez. Estáis en este momento atrapados y arrebatados en el éxtasis del Amor, sin tiempo para giraros hacia vuestros apegos, hacia vuestros afectos, hacia vuestros vínculos, y de repente entonces, los vínculos se quiebran con la ilusión, lo que no era posible antes. Es en este sentido que el elemento de sorpresa jugará un papel fundamental para los hermanos y las hermanas dormidos.

Habrá pues una liberación instantánea en el momento de mi Llamada y en el momento de la estasis, porque nadie puede ignorar quién soy, aunque no me reconozca. ¿Cómo es que un hijo, que es portador de mi vibración y de mi ADN, puede olvidarme, si no es por su mente o por el hecho de haber desviado su mirada por los entretenimientos y los placeres de este mundo, o incluso de la espiritualidad? Pero en ese momento, nadie podrá ignorar quién soy, porque estoy en vosotros, al igual que está también el enemigo.

Así que esta sorpresa es un acto importante que llevará a una reversión, si puedo decirlo así, que se hará en un abrir y cerrar de ojos. No habrá tergiversaciones porque las tergiversaciones, para estos seres, representan unas resistencias, y estas resistencias, si hubieran aparecido antes, hubieran hecho una vida muy dura a algunos de vuestros hermanos y hermanas, porque no habrían sido capaces de afrontar al mismo tiempo su vida efímera y la vida eterna, cosa que muchos habéis podido hacer aquí.

Y sin embargo, como se dijo, estos últimos serán los primeros. De la misma manera que en el momento de los procesos de expansión de conciencia que habéis vivido, muchos de vosotros habéis sentido unos lazos en los tobillos o en las muñecas para sencillamente impediros morir en este plano, porque el momento no había llegado. No quiere decir que eran frágiles, al contrario, sino que tal vez su luz era más intensa y había un riesgo de consumir literalmente este cuerpo físico y hacerles desaparecer de este plano de encarnación. Ahora no tiene ninguna importancia, por supuesto, ya que todo se ha cumplido.


Pregunta: habló de una segunda muerte y de un primer renacimiento. ¿Habría varios renacimientos?

Hijo mío, en cuanto hayas renacido, no hay que renacer otra vez ya que no conocerás más la muerte. La segunda muerte no es la gehena, no es el infierno como lo ha evocado alguna concepción de la teología cristiana, la segunda muerte es simplemente la muerte del alma y la liberación del Espíritu, la reversión última del alma, para los que están listos y la aceptan, por supuesto. Así que cuando hablo de Renacimiento, es la primera vez que renacéis a través de esta carne, en espíritu y en verdad. Cuando hablo del Evento, se refiere tanto a la señal celeste, a mi Llamada, como a las Trompetas, a los tres días, o los 132 días que le siguen.

Pregunta: creí comprender que su Llamada sería sin palabras. ¿Será un sonido o sólo una vivencia interior silenciosa?

El sonido, ya está presente, son las Trompetas que oís en vuestros oídos, un sonido que se ha vuelto cada vez más fino, cada vez más fuerte y cada vez más agudo. Es este sonido. Bien evidentemente, muchos de vosotros ya fueron llamados por su nombre hace ya muchos años, me volveréis a escuchar entonces llamaros por vuestro nombre. Es en este momento que me reconoceréis, para los que no me han reconocido. No habrá ningún discurso porque ante el Amor ningún discurso puede prevaler. La mente dejará de existir, sencillamente, está directamente ligado a la acción de las Trompetas, a mi presencia y a la acción de Nibiru.

Pregunta: ¿por qué algunos ya fueron llamados, mientras que otros deben esperar el momento de la estasis?

Es exactamente lo que expliqué antes respecto a la potencia de la Luz, y a los efectos de consumación, si puedo decirlo así, sobre el cuerpo físico. No podía haber una adecuación para estos hermanos y hermanas antes, los riesgos de dejar este plano eran demasiado importantes. Esto se llama las últimas gracias. Pero no es porque estáis liberados, incluso vivientes, desde vuestro nacimiento, que sois superiores o inferiores al que no vive nada. Tiene el mismo Espíritu que vosotros, sólo las interferencias de la personalidad, de la estructura física misma, podían impedir a veces de vivirlo. No hay ninguna diferencia, como dije, entre el peor de vuestros enemigos y el que amáis cada día.

Descubriréis, según vuestro destino, si puedo decirlo así, vuestra elección después de la estasis. Veréis por vosotros mismos que no hay ninguna preferencia que ejercer, y mientras haya una preferencia, sea cual sea, no hay Amor incondicionado, hay todavía un amor condicionado por los afectos, por los vínculos de sangre, por los vínculos sexuales. ¿Quién es capaz hoy en la tierra, incluso liberado viviente, de vivirlo? Sólo algunos grandes seres fueron capaces de esto en el pasado, pero ahí, todo el mundo podrá vivirlo.

Mientras haya la menor diferencia en el amor que emana de vosotros, en función de vuestros vínculos familiares, afectivos o de situación, no sois libres y no vivís el Amor incondicionado. Os acercáis a algunos aspectos, por la Corona radiante del corazón que asegura vuestra liberación, por la liberación de la Onda de vida, pero ¿quién puede decir en esta tierra hoy que el ama incondicionalmente al conjunto de la humanidad con la misma intensidad, que no depende de sus circunstancias afectivas o familiares?

No hablo de un deseo piadoso al nivel del intelecto sino de la realidad efectiva de este Amor vibral. ¿Acaso vuestro corazón permanece en vibración, en fuego, ante cada uno, ante cualquier circunstancia, ante vosotros mismos, en cada momento? Puedo atreverme en decir que casi nadie, sea cual sea la liberación que habéis vivido porque vuestra estructura, tanto este cuerpo físico como los que nombráis « las envolturas de Luz » me parece, es apta para vivirlo. Y sin embargo es la estricta verdad.

Si no tenéis el mismo amor hacia vuestro verdugo, hacia vuestro salvador, hacia vuestro marido como hacia el que no conocéis en la otra punta del planeta, ¿qué vale este amor? Vale para la persona pero no vale para lo que sois. El Amor incondicionado es mucho más que el Fuego del Corazón o el Fuego vibral, es un fuego que consume y que muerde permanentemente, un gozo permanente como lo han vivido algunos místicos, cuando se consumían literalmente de amor. De hecho, os recuerdo, la mayoría de mis hermanas que lo han vivido, nunca han vivido vuestras vibraciones, pero su Amor era tal hacia Cristo que se consumaron de amor por él. ¿Qué espacio puede quedar en este Amor para el menor enemigo? ¿Qué espacio puede quedar en esta consumación de amor, para los problemas, para los enemigos?

No es porque no erais dignos, sino simplemente porque era imposible hasta ahora, sea cual sea vuestro Fuego vibral, sea cual sea la liberación por la Onda de vida. Es simplemente ahora cuando la Luz adamantina ha sido depositada en todas partes, en todos los vórtices de la Tierra, por todas las líneas elficas, en vosotros, en todas partes, que ahora es posible.

Consumirse de amor, como os lo han narrado algunas de las Estrellas, fue posible para ellas, y el vector fue el Cristo, mi Hijo, o en otras tradiciones, otros modelos, pero da lo mismo. Lo tenéis también en algunas corrientes, incluso en la religión del Islam, tenéis a los sufís que se han consumado de amor. Esta consumación de amor no es simplemente un éxtasis o una experiencia de vibración, es un estado permanente que no deja lugar a discusión. ¿Habríais sido capaces de mantener vuestra vida normal, si puedo decirlo así, en una matriz diferente? No. Entonces lo veis, la Inteligencia de la Luz, sean cuales sean vuestros episodios de Amor real, de Fuego y de ardor, sea cual sea el Fuego Ígneo que tal vez ya os recorre, todavía no lo ha consumado todo. La consumación de amor sólo llegará después de mi Llamada.

Os dimos los principios, la Luz os permitió primero vivir diferentes vías, y cuando digo que todo se ha cumplido, es bien evidentemente esta consumación de amor que todavía no se había cumplido y que ya se cumple para algunos de vosotros, independientemente de todo esfuerzo, de toda voluntad y de toda persona. De momento elegís amar pero no sois maestros, salvo por la alineación, de vuestro Fuego del corazón. Aparece, desaparece, pero pronto este Fuego lo consumará todo. Un Amor devorador, nunca mejor dicho. Ahí está el verdadero Amor incondicionado que no conoce ningún límite ligado a este cuerpo o a este mundo, en cuanto la señal celeste sea visible.

Pregunta: ¿todos los pueblos de la naturaleza viven el Amor incondicionado?

Sin excepción alguna, sea cual sea a veces su aspecto gruñón. Creo que habéis tenido muchas intervenciones de estos diferentes pueblos; de hecho existen innumerables más. Pero incluso en la presentación a veces un poco austera o severa, y pienso en particular en los gnomos, está evidentemente ese Amor incondicionado. Acordaos, ellos no están encerrados.

La consumación de amor no es simplemente un éxtasis o una íntasis, es mucho más que la Morada de Paz Suprema. De hecho incluso la Fuente misma, cuando tomó un cuerpo de carne, en su consumación de amor, ella misma os dijo que su corazón no podía aguantar más tiempo, lo que explica que el cuerpo de la Fuente que fue creado en esta ocasión se haya marchado tan joven, con treinta y tres años, por supuesto. La estructura física tal y como estaba encerrada, no permitía vivir la totalidad del Amor incondicionado – hasta ahora.


Pregunta: si no hay ninguna preferencia, ¿cómo se forman las parejas en las demás dimensiones, particularmente para los pueblos de la naturaleza?

Esto corresponde simplemente a unas memorias, pero libres. No hay ninguna preferencia porque vuestra visión parcelaria os hace creer que las preferencias que se expresan en el amor carnal, o en el amor afectivo son necesarias. Pero tan pronto desaparezca la carne en el sentido en el cual lo entendéis, acordaos que son las experiencias que algunos de vosotros habéis vivido durante las comuniones, situándoos en el cuerpo de Êtreté. Si pudiésemos superponerlos, podríamos decir que cuando os encontráis, en vuestro cuerpo de Êtreté, a otro cuerpo de Êtreté, hacéis el amor realmente y concretamente, pero no veáis ahí ningún acto sexual.

No hay ninguna diferencia. Los pueblos de la naturaleza en este mundo no son de vuestro mundo, están en su mundo. Los lugares donde los encontráis, aunque vengan hasta vosotros, sólo pueden realizarse porque los vórtices ínter-dimensionales están reactivados y porque los velos han desaparecido en su gran mayoría. La noción de pareja no quiere decir nada, incluso en el seno de lo que es nombrado las llamas gemelas, que sólo son Uno, la noción de pareja tal y como podéis entenderlo cuando estáis encarnados, no quiere decir nada. No tenéis hijos, aunque deis a luz. Vuestros hijos nunca son vuestros hijos, en las demás dimensiones. El Amor es igual hacia cualquier cosa y hacia cualquier conciencia. Es una visión parcelaria que tenéis acerca de la relación, incluso en el seno de lo que llamáis una pareja.

Vuestros hijos como vuestros padres, en este mundo, siempre son unos hermanos y unas hermanas con los cuales habéis tenido algunos enfrentamientos, si puedo decirlo así, a través de unos homicidios, unas situaciones de violencia, y que fue justamente el modo de perdonarse el uno con el otro, incluso en el seno del encierro. No hay una familia como lo entendéis. Todo esto Cristo, hace dos mil años, lo dijo y lo enunció perfectamente, pero el peso de la encarnación, el peso de las costumbres, transpuso este Amor incondicionado en algo finito, en un cuerpo finito y efímero, en una relación que se acabará en el momento en que morís, que sea con vuestros padres, con vuestros hijos o con vuestro esposo.

Entonces por supuesto, en los mundos astrales, para los que se marchaban ahí, era posible, todavía hasta hace algunos años, encontrar los que habían sido vuestros maridos, vuestras mujeres, vuestros padres, vuestros hijos, pero esto, sabéis muy bien que no es la verdad. Cuando lo vivís, sea cual sea la felicidad y la alegría que podéis obtener de ello, quiere decir simplemente que no habéis atravesado la Luz, porque cuando habéis atravesado la Luz, una vez al otro lado, realmente y concretamente, todas las formas desaparecen, todas las historias desaparecen. No hay más hijo, ni padre, ni marido, ni esposa ya que, lo repito, cada encuentro, lo que vivís cuando atravesáis los demás en los planos multidimensionales, ya es hacer el amor, pero no es el “hacer el amor” que tenéis en esta tierra. Incluso en la relación más exitosa, resulta sólo una pálida copia, un pálido reflejo, diría yo. No hay ninguna diferencia.

Esta noción de preferencia está ligada al encierro, está ligada a las obligaciones de este mundo, pero no es la verdadera vida. Y la consumación de amor, si se produce para vosotros, podréis vivirlo a través de vuestra carne para muchos de vosotros. Y veis la Inteligencia de la Luz: sabéis pertinentemente que no tenéis todos el mismo devenir en esta tierra, sin siquiera hablar de vuestro devenir multidimensional, pero habiendo vivido la consumación de amor, no podréis hacer otra cosa que amar y servir, dondequiera que estéis, que estéis en las tribulaciones, que estéis en los Círculos de Fuego, o que estéis en otra parte. 

Pregunta: esta pregunta hacía referencia a la intervención de Eriane, reina de los elfos del pueblo vecino, que hablaba de su marido. ¿Por marido, tal vez se refería a algo diferente?

En absoluto, habla realmente de su marido, y habla realmente, de vez en cuando, de su hijo. Pero en la consumación del Amor, poco importan las denominaciones, sois vosotros quienes lo fijáis, no ella. No es porque ella habla de su marido que podéis superponerlo a vuestro propio marido. Como sabéis, a los elfos les gustan mucho los protocolos y son muy protocolarios – pero son libres. Ellos están no obstante, os lo recuerdo, en una dimensión que es muy próxima a la vuestra, ya que están en cierto modo a caballo entre la dimensión carbonada y la dimensión de silicio. Por supuesto que existen llamas gemelas, por supuesto que hay unas experiencias de creación en el seno de los mundos de silicio, pero no más allá.

Un Élohim fusiona con todas las conciencias posibles. Hace el amor con todas las dimensiones, aunque pueda tener, en este caso no se llama un marido o una esposa sino que diría una afinidad, pero esta afinidad no cambia la calidad del Amor y no cambia la calidad de los encuentros. 

Estáis marcados por miles de años de encierro, por la historia del cristianismo, del judaísmo, por las morales Arcónticas, pero ¿por qué queréis tener la misma forma en los mundos libres? Lo sabéis, tenéis numerosos orígenes, numerosas moradas. Ya no estáis fijados en una forma o en una afección, sea cual sea. Hablo bien de Amor incondicionado que no hace ninguna diferencia, pero no puedes resolverlo a través de alguna comprensión. Sólo viviéndolo se vuelve evidente, y ciertamente no adhiriéndote a ello o creyéndolo.

La personalización, la posesión incluso en el seno de este mundo, no tiene nada que ver con el Amor en los mundos libres. Ya que el amor se hace de corazón a corazón, no hay ningún órgano genital tal y como lo entendéis, tan pronto habéis pasado los mundos de silicio, aunque haya unas polaridades. Podemos decir efectivamente que existen unos Élohim de polaridad masculina y otros de polaridad femenina. El Amor incondicionado puede realizarse entre dos polaridades masculinas como femeninas, pero no podemos hablar de homosexualidad ya que el sexo no existe.

Cualquier encuentro, sea cual sea la dimensión, sólo es un acto de Amor incondicionado. Esto se llama realmente “hacer el amor”, pero no como lo entendéis en la tierra. Cuando hacéis el amor aquí, en la tierra, mezcláis los humores, mezcláis las memorias, mezcláis vuestro ADN, compartís unas afinidades, mientras que cuando hacéis el amor en los mundos multidimensionales, no es nada más que un Corazón a Corazón que atraviesa ambos de par en par. Es un acto de amor gratuito, que no conoce ningún apego, que es totalmente libre, pero que no puede en ningún caso ser superponible a lo que llamáis amor en la tierra, ya que hay, os lo recuerdo, el mismo cuerpo de Êtreté, el mismo Corazón del Corazón, ese corazón con esta forma tan particular. Sea cual sea la polaridad, sea cual sea la dimensión, incluso más allá del antropomorfismo, esta estructura sigue siendo única.

Sólo son unos juegos de la conciencia y los juegos libres de la conciencia, sólo es Amor y nada más. Pero no os representéis este Amor como una relación sexual o como una relación afectiva en este mundo. Esto se acerca efectivamente únicamente a esta tensión hacia el Cristo que nos han descrito algunas de mis hermanas Estrellas. Es lo que es vivido durante el matrimonio místico, como fue explicado por ejemplo entre las llamas gemelas.

Pregunta: puede hablarnos de la consumación de amor para los que estén en los Círculos de Fuego y los que estén fuera de estos Círculos. ¿Será la misma consumación de amor?

Sí, no habrá ninguna diferencia en la calidad del Amor de esta consumación, que estéis en las tribulaciones o en los Círculos de Fuego. Por supuesto habrá también, no lo oculto, unos seres que habrán conseguido resistir a esta consumación, en particular todos los que por una razón o por otra, habrán tapado el canto de la Llamada, el canto de las Trompetas y el canto de Nibiru – las Trompetas del cielo y de la Tierra. Muchos seres perderán la razón. Ellos se consumirán de amor pero su ego lo llamará los fuegos del infierno. Es una manera para ellos de vivir esta consumación de Amor y de quemar lo que debe ser quemado, es decir desaparecer y disolverse. Tienen más de un trimestre para ello. Ahí también la Inteligencia de la Luz está más que obrando y más que perfecta, aunque todavía no podáis entenderlo o vivirlo, o concebirlo.

Pregunta: ¿quiénes irán en los Círculos de Fuego? ¿Unos despiertos que serán formados en despertar a otros?

Esto ya ha sido muy ampliamente explicado. No puedo entrar en los detalles, fue ampliamente comentado y explicado por diversas voces. Los que estén fuera de los Círculos de Fuego tendrán, si puedo decirlo así, la necesidad de una consumación más intensa. Los que estén en los Círculos de Fuego se consumirán más lentamente, si puedo decirlo así, porque necesitan de conservar, que tengan de hecho su cuerpo de carne o no, necesitan vivir algunas revelaciones, por múltiples razones. Fue explicado y no voy a empezar a dar unas explicaciones hoy, sería demasiado largo. Te invito a buscar « Círculos de Fuego » y a encontrar lo que corresponde a ello.

Pregunta: la almas que dejan este plano, ¿se siguen reencarnando o están almacenados en espera del Evento?

Los que no piensan reencarnarse no se reencarnan. Efectivamente, como dices, más que almacenados están puestos en estasis, en un estado intermediario donde las fuerzas Arcónticas no pueden actuar. Están en beatitud permanente, en estasis permanente, hasta el momento de la Liberación final.

Pregunta: ¿podremos ver su nave en los cielos en el momento de la desaparición de los últimos velos?

Sí, por supuesto.

Pregunta: ¿cómo lo reconoceremos?

Será espontáneo, como en el momento de mi Llamada, nadie podrá ignorar quién soy. Del mismo modo, todo lo que se refiere a las naves de Luz os aparecerá como Luz, sea cual sea la forma. Que sean las naves de la Confederación Intergaláctica, que sean las naves de los Maestros genetistas de Sirio, en el momento en que no haga falta ninguno de chatarra, como decía al Comendador. La diferencia es elocuente, lo veréis por vosotros mismos, no tenéis que preguntaros nada o imaginaros nada. Pero en ningún caso podréis ser engañados. La vibración a la cual en este momento seréis todos sensibles, no podrá engañaros, confundiros o llevaros a otra parte que no sea allí donde debéis ir.

…Silencio…
 
Si no hay más preguntas, entonces permitidme retirarme en vosotros, y de bendeciros de nuevo por el Manto Azul de la Gracia, y sobre todo por el beso del Amor incondicionado, el Fuego Ígneo que deposito en cada uno de vosotros, aquí y en cualquier parte.

Soy María, Reina de los cielos y de la Tierra, y os ofrezco mi beso de Amor.

…Silencio…


Os amo mis hijos, y os digo hasta muy pronto.



MARÍA  
EL IMPERSONAL Parte 1  LINK
EL IMPERSONAL Parte 2  LINK
EL IMPERSONAL Parte 3
EL IMPERSONAL Parte 4 - Preguntas / Respuestas
EL IMPERSONAL Parte 5 - Preguntas / Respuestas
O. M. AÏVANHOV Parte 1 - Preguntas / Respuestas
O. M. AÏVANHOV Parte 2 - Preguntas / Respuestas
O. M. AÏVANHOV Parte 3 - Preguntas / Respuestas
O. M. AÏVANHOV Parte 4 - Preguntas / Respuestas

ERIANE - Reina de los Elfos 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada