Translate

martes, 25 de noviembre de 2014

El Don de la Gracia a la Gracia





MARIA – 21 noviembre 2014

El Don de la Gracia a la Gracia


Soy MARIA, Reina de los Cielos y de la Tierra.

Vengo a vosotros, en este espacio y en todos les espacios sobre esta Tierra, no para anunciaros el regreso de la Gracia, pero para hacer resonar y llamar a la Gracia en vosotros, en lo que Sois de toda Eternidad.

La Era en la cual entramos se ve totalmente sumergida en los movimientos de la Gracia. En este mundo, esa Gracia se redescubre en cada Ser y en cada manifestación que toman, desde ahora, no mas su origen al principio de la pequeña persona de superficie, pero directamente en el Origen del Corazón del Ser de Verdad, en esta Vía directa, en esta trayectoria directa ofrecida al Corazón del Ser de Verdad, a la manifestación del ser de superficie, en lo que él deja totalmente el lugar, a través de esta trayectoria sublime, a la manifestación entonces de esta Gracia.

Esta Gracia que no es otro que el movimiento perfecto de la verdadera Vida, y que simplemente por su nombre – la Gracia – les da sobre este mundo la Perfección y la Belleza de la manifestación del Ser que se vive, no mas al principio de la pequeña persona de superficie, pero toma simplemente nacimiento en este corazón del Corazón, en la inmovilidad del Ser que se saborea el-mismo en este movimiento que emerge en su Centro. Y que lo lleva mas allá de toda emboscada, mas allá de todo obstáculo. En esta potencia del Amor verdadero, en este yacimiento brillante del Ser que perfora en estos tiempos las capas ilusorias.

Apareciendo entonces realmente sobre este mundo, totalmente Libre y en la Alegría de aparecer en la superficie de este mundo en lo que Es, en toda Belleza, totalmente Perfecto en lo que Es – y que entonces viene simplemente difundir naturalmente, de las Profundidades del Ser que lleva esta Ligereza de superficie, en esta difusión de Amor y de los perfumes naturales de la Esencia del Ser.

La Gracia es esta Danza perfecta, este Niño del Espíritu que viene bailar en la Materia, ofreciendo así la perfecta coherencia de este Ser que se reencuentra en su Integridad y en su Completitud, plena y entera, en sus diversas articulaciones encajadas perfectamente la una en la otra a través la Creación. Y que se vive en vuestro Corazón, en el corazón del Corazón, en estas Profundidades del Ser, que simplemente irradia y difunde el esplendor, el calor, y los perfumes de lo que el Es de toda Eternidad, y de la cual la Alegría de los reencuentros en estos Dones y esta Esencia sublime viene emanar sobre este mundo el Amor que el Es.

La Gracia no es algo separado de vosotros. La Gracia es simplemente este Canto armonioso, donde el Pensamiento original, la Palabra verdadera y el gesto se unen en una y misma cosa, ofreciendo entonces esta Potencia en esta Integridad, en toda manifestación, que el Ser puede así saborear.

La Gracia se une a la Gracia en esta Atracción irresistible, en lo que el Don llama y responde al Don, en lo que el Amor llama y responde al Amor, en lo que la Belleza llama y responde a la Belleza.

Así la Gracia, sobre este mundo, se redescubre y es redescubrir. Ella viene revelaros a lo que Sois. Ella viene acariciar, en vosotros, en esta trayectoria en la cual estáis llevados, desde que os habéis liberado de todo lo que no Sois.

La Gracia, tan pronto os toma, os hace probar esta Presencia deliciosa, de vosotros a vosotros, redescubriendo ustedes-mismos estos Dones y estos Perfumes que son los vuestros, y que son de todo sabor para el Ser que los redescubre de dentro, en el corazón de este Corazón, en esta Fuente reencontrada, que deja brotar sus Aguas de Amor, y que desliza sencillamente en los diferentes espacios de vuestro Ser, en estos deliciosos sabores que se redescubren de la Esencia que Sois, de toda Eternidad.

Y que, atravesándoles en este ascenso, os ofrecen simplemente este chispeante y este estado Amoroso que no depende de nada al exterior, pero que es simplemente vivido en el interior, en lo que redescubren de vosotros, en este Ser espléndido que Sois y que se revela y se manifiesta en este Corazón – y que vinieron sobre este mundo reencontrar, y probar en estas Efusiones divinas que os atraviesan y emanan de vosotros.

¿No es increíble de redescubrir el Amor que Sois, y del cual vosotros mismos os Enamoráis? Por fin, todo lo que buscaron, todo lo que tanto esperaron sobre este mundo, reencontrado, se revela ser lo que Sois, el Amor perfectamente encarnado.

Cada ser, en la Esencia que reencuentra, se reencuentra el mismo en este Amor que reencuentra de El-mismo, totalmente en Paz, bañado en este Amor que Es, escuchando y saboreando este Amor que el Es. Haciendo desaparecer toda comparación, toda búsqueda de ser alguien más, que este Otro de si mismo, que se redescubre en esta voluptuosidad, en esta Maravilla que jamas, en el ser de superficie que eran, pudieron imaginar un instante, lo que Sois es lo que siempre esperaron, proyectándolo sobre otros o tratando de convertirlo en superficie. Pero que no podía y no puede descubrir, dejándose agarrar y absorber en este corazón del Corazón, donde se reencuentra este impulso, esta Danza que ilumina, en lo que Sois, el Amor perfectamente encarnado.

Asi para el que vive en este estado Amoroso que fusiona en Si-mismo, la Gracia se redescubre, llevado en toda la Transparencia de este Ser que se reencontró en este Centro, abandonando todo lo que pertenece a la superficie. Y que entonces deja ser esta Perfección, manifestarse a través de el, y que redescubre al mismo tiempo que ella se manifiesta, pues la Gracia no se apropia, pues la Gracia no se atrapa, pues la Gracia no se retiene.

La Gracia se basta a la Gracia ella-misma, que ella extiende de las Profundidades a la superficie y que ofrece, para el que lo vive, esta Paz, y sin el menor esfuerzo, este Canto y esta Danza que el Es – y que puede no solamente vivir toda la Belleza, y al mismo tiempo, recibir todos los beneficios.

La Gracia, entonces, irriga todo lo que rodea a este Ser, viniendo así reunir otros Seres que reencuentran esta circulación de la verdadera Vida, y que entonces resuenan en este Corazón amoroso del Amor verdadero, que circula en esta Abundancia y se ofrece entonces, sin intención alguna de dar ni de recibir, estas resonancias, estos Dones de la Gracia a la Gracia. Permitiendo entonces que los diversos Perfumes, en los múltiples reflejos de esta Belleza perfecta de cada Uno, dancen entonces juntos.

Permitiendo entonces que estas Delicias divinas se repartan al mismo tiempo, en el mismo instante, en el mismo Baño de Amor, donde la Belleza de cada Uno se entrega a unos Baños, unas Danzas y Cantos infinitos de Amor.

La Gracia, entonces, se extiende sobre este mundo, y el Amor se restablece en estos Corazones desplegados en totalidad en el Amor, verdadera Joya. En esta Joya, estos Seres se reencuentran, estos Seres se reagrupan naturalmente, en esta Atracción irreprimible de la Gracia de ella-misma, atrayéndose ella-misma, en las Esencias comunes que se reencuentran en este alegre Diamante.

No hay que comprender lo que cuela de estas palabras, pero de dejar vibrar esta Gracia que se restablece sobre este mundo, viniendo ofrecer las Siembras y Fundaciones, los Fundamentos de la Nueva Tierra, y que circula a través de los Seres que totalmente son atraídos y abandonados al Amor que ellos Son.

Así, mis Niños, esto no es un sueño. Esto es la realidad de lo que viene para cada Ser que resuena en esta Vuelta y en esta nueva Aventura, para los que se libraron de toda
interferencia, para aquellos que el Amor grita tan fuerte por dentro que nada, nada puede frenar esta Atracción y esta emergencia, y esta manifestación de este Amor de dentro. Del cual el voto más querido, en estos Corazones, se disuelve en una forma no solo de esperanza, pero directamente de evidencia en lo que ellos viven realmente de este Amor que Son, y que esta ahí, adentro.

Así, mis queridos Niños, se ve al mismo tiempo no solamente vivir-se, como lo viven, este período de gran perturbación, y al mismo tiempo entonces el Milagro, la maravilla de este re-descubrimiento en lo que brota y re-emerge, en vosotros y de vosotros, sobre este mundo.

Para aquellos y aquellas que lo viven, por supuesto, esto es una evidencia que esta Gracia responde a la Gracia, en este Don de Amor natural que circula.

Para los que no la viven, la Gracia no puede ser comprendida. No puede ser entendida por lo que ella es verdadera solo si se experimenta.

Así, no utilicen esta palabra como una etiqueta colocada en no sé que concepto, pues la Gracia no lleva ninguna etiqueta: ella es Vida, ella es Amor, no de vuestra superficie, pero de una Grandeza tan vasta como no puede ser contenida en una definición.

Para los que comienzan a vivirla, ella va a llamaros cada vez más fuerte. La Gracia se siente desde que nada mas de ustedes se vive al principio de esta visión separada que hay algo a dar y algo a recibir. En la Gracia, esta visión se aguanta de pie.

Así, y esto es de lo que vengo hablaros, de que es tiempo, mis Niños, de liberaros de toda visión en lo que llamáis los intercambios, en lo que un ser da y otro recibe. Sois invitados a liberaros de todo cálculo, de toda estrategia en relación con lo que podéis recibir o lo que podéis dar respecto a la pequeña persona. Lo que vivisteis en estas circulaciones, en estos intercambios limitados, no tiene lugar por la circulación del Amor, en esta visión dual y restrictiva.

En este Amor que se restablece sobre este mundo, emerge en diferentes lugares sobre esta Tierra el latido de los Corazones relacionados directamente al Corazón de la Tierra, y que emergen en su manifestación en diferentes lugares sobre esta Tierra. En unos Centros que no tienen nada que ver con vuestros centros, como los llamáis, pero en unos Centros donde la Gracia palpita y difunde los Nuevos Códigos de los Nuevos Fundamentos de la Nueva Vida.

Así, al mismo tiempo que se des-construye lo que debe ser lo sobre este mundo, aparece, en esta transición de la Tierra hacia su Nuevo Cuerpo de 5ª Dimensión, los Fundamentos y las Leyes que llevan la Vida de esta 5ª Dimensión.

Así, diferentes Corazones, manifestados entonces directamente por la Gracia, atraen o van atraer unos Seres de modo completamente natural, en lo que estos Seres reúnen estos Centros de Corazón a Corazón, en esta Gracia que circula y que viene ofrecer los movimientos de esta verdadera Vida que redescubre, y que permite así, en estas Consciencias que se reencuentran, de permitir a la Gracia un Resplandor cada vez más grande.

Estos Corazones, en estos diferentes lugares, serán identificables directamente en esta verdadera Gracia que circula. Estos Centros no tienen que ver nada con los centros que pueden conocer, y que os ofrecen algo a venir buscar o contactar. Estos Centros nuevos llaman al Don de la Gracia a la Gracia.

En esto, mis Niños, les invito por fin a dejar Ser el Amor que Sois. Y que, desde que este Amor toma su origen en las Profundidades del Ser que Sois, lo que vienen vivir por vuestra Presencia en este Centro, no es más para venir y buscar algo y alimentar vuestra propia pequeña persona, sino de Ser el Amor que Sois, que se une al Amor de los Otros de el-mismo, reunidos en estos Corazones del Nosotros-mismos. Dejando entonces su Esencia, sus Dones, participar plenamente de la circulación de la Gracia a la Gracia.

Así, estos Centros o lugares sólo pertenecen a la Gracia: ningún ser es propietario de estos lugares.
Así, estos lugares son alimentados directamente por los Seres atraídos en estos lugares, y que toman cuidado, en la evidencia misma, que palpita en estos lugares la Gracia, y ofrecen entonces simplemente todo lo que son naturalmente. Librándose de miradas separadas, y que podrían intentar venir libar en estos Corazones sin ofrecer ni dar nada de ellos mismos, viviendo aun en una circulación pobre – pobre, simplemente, del Amor que Son.
Así, para los Seres atraídos a estos diferentes lugares por la Gracia que Son, en estos tiempos de puesta en luz, en estos tiempos de preparación del año que viene de hacia vosotros – y que es el año que ofrece en la Materia la manifestación de la Gracia sobre este mundo, en estos nuevos Fundamentos y estas nuevas Revelaciones que vienen, permitiendo-les redescubrir y participar pues a nuevas Fundaciones de esta nueva Creación, de este Nuevo Juego, de esta Nueva Tierra en transición – este período pues en el cual están, para los que son atraídos por la Gracia en resonancia directa a la Gracia que son, están invitados y serán invitados, por la Gracia pues ella-misma, a librarse de toda antigua visión concerniente pues al Don del Amor.

Viniendo así disolver toda visión que la pequeña persona, sobre vuestro mundo, se hace de lo que la circulación por ejemplo del dinero, en lo que tienen la costumbre sobre este mundo de calcular, de guardar, de poner a un lado y de alimentar todas las inseguridades en relación al futuro de la pequeña persona, no puede y no podrá subsistir en estas Atracciones de estos Centros y estos Corazones palpitantes y radiantes de la Gracia, donde ninguna persona puede tomar sitio.

Sólo hay para la Gracia que la Belleza del Ser a sus ojos. Y vendrá pues sencillamente consolidar el Amor que los Seres son verdaderamente, o despejar radicalmente de estos lugares los seres que alimentarían aun unas proyecciones en lo que estos lugares podrían aportarles tal o tal cosa, sin dar nada de quiénes son.

El ser humano, sobre esta Tierra, se acostumbró, en esta costumbre, de calcular un dar por un recibir. Esto forma parte de los prismas del antiguo mundo. No hay pues, en estos Corazones, nada a recibir que el Don del Amor al Amor.

Necesitamos de la Potencia del Amor que Sois. Y que esta Potencia del Amor que Sois sea por fin revelada, con el fin de que cada uno de los Seres reencuentren quienes Son verdaderamente puedan juntarse a estos Corazones radiantes. Con el fin de que la Gracia, a través de todos estos Seres, pueda laborar de modo creciente a medida que los Seres reúnen estos Corazones.

Estas reagrupaciones se hacen naturalmente, sin ninguna voluntad de la pequeña persona, desde luego. No hay pues a preguntarse de lo que podría, o no, ser vuestro lugar en estos Relances específicos contenidos en estas reagrupaciones.

No son pues reagrupaciones de pequeñas personalidades, sino de resonancias del Ser de Verdad a Ser de Verdad, obrando juntos dando todo lo que Son a este Corazón común, a la Alegría de estos reencuentros y de estas citas actualizadas en la Materia, y que fueron tomadas hace mucho tiempo. 
 
Estos Centros le invitarán muy naturalmente a lo que reunía sus Corazones, de modo evidente, o más bien en ciertos movimientos que les atrajeron en estos Corazones en algunos momentos. Esto vendrá pues, sencillamente, para llamar en usted esta evidencia del Don de la Gracia, que viene sencillamente alimentar estos Corazones de lo que Sois en el Amor que Sois.
Entonces, si vienen buscar algo para vosotros-mismos – que sean unos mensajes, acompañamientos o cuidados – estos Centros les llamarán, sea en la evidencia de lo que os será manifestado en estos Centros que la Verdad de vuestro Ser contribuye a eso en totalidad, o les mostrará en diversas manifestaciones que sois ambos pies en el antiguo sistema, y que pues lo que vienen buscar, sencillamente no podrá circular.

Estos Corazones pues, que se despiertan en diferentes lugares, serán reconocibles para todos los cuya Consciencia será llamada a ser Revertida. Así, cada uno se verá Enseñar directamente en lo que necesitará ver y reconocer lo que es la Gracia, en verdad, y de lo que no Es.

La Gracia es Don, y hace recircular los Dones sobre diferentes planos de manifestaciones, que esto sea Planos más sutiles, que esto sea al nivel Vibratorio, pero también al nivel de la Materia misma, y de lo que llaman el dinero también.

Estos Corazones, en lo que permitirán de redescubrir y experimentar, permitirán y ofrecerán un soporte para todos los sistemas de gobiernos de vuestro mundo, y todo lo que sigue de eso. No puedo decir más de eso. Esto es pues a dejar re-emergir de vuestro Ser de Verdad directamente, llevado pues por esta Gracia que viene ofrecer los movimientos perfectos de esta nueva construcción fundamental.

Así, os invito a dejaros, en este período, derretir en este Femenino Sagrado, porque es en él que están escondidas las Llaves de estas Nuevas Fundaciones.
Estas Llaves solo pueden ser probadas en lo que redescubren de lo que Sois, y que les da directamente las informaciones de estos Nuevos Fundamentos.
Firmando entonces, en las diversas resonancias y las Nuevas Alianzas reencontradas, la veracidad de estos Fundamentos que son compartidos entre ustedes, en estos Corazones donde ninguna organización de superficie es posible, donde ninguno ser de superficie es el amo, sino bien la resonancia en estos Corazones de Verdad. Que permite entonces a la Gracia de remontar a vuestra conciencia estas Llaves y estos Fundamentos, que juntos, entonces, toman lugar en el adecuado Lugar que ustedes mismos reencuentran.

Así, mis Niños, acojan lo que viene a vosotros. Y dejen la Gracia que Sois mostraros lo que debe ser soltado, y que encierra este Corazón abundante, y que sólo puede hacer estallar todo lo que todavía puede venir impedirlo darse plenamente.

Soy MARÍA, Reina de los Cielos y de la Tierra, y este mensaje lleva las Vibraciones de estos Fundamentos esenciales. Así, si el Don de la Gracia que Sois y responde, entonces no traten de comprender nada, sino déjense tomaros por estos Fundamentos y la Efusión vibratoria que esta pues en el corazón de este mensaje, más allá de las palabras, y en este Silencio.

Entonces Silencio, y que canten los Corazones sobre esta Tierra que se revela a su Esplendor.

Fuente: www.accordanceaucoeur.com
Transmitido por Seve

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada